La Biblioteca del Banco de España

Joaquín Selgas Gutiérrez
Biblioteca del Banco de España

clip69-centros-imag1-peq

La Biblioteca del Banco de España es una unidad cuyo objetivo primordial es facilitar a los empleados del Banco el acceso a la documentación e información adecuadas para fundamentar los estudios, análisis y decisiones que son objeto de su trabajo. Se configura pues como una unidad de apoyo al trabajo, a la investigación y a la formación de los empleados de la institución, pero está abierta también a cualquier ciudadano o institución que pueda requerir sus servicios. Es un centro especializado en Economía, sobre todo en temas bancarios y monetarios, aunque también se interesa de forma general por las Ciencias Sociales.

1. Historia y desarrollo

La biblioteca tiene como base la colección que empezó a formarse cuando se creó el Servicio de Estudios a finales de 1930. Desde el principio se establecieron tres secciones, una de ellas encargada de las traducciones, la documentación y la biblioteca. Tenemos constancia, por los sellos estampados en las portadas de algunos ejemplares, del inicio de la actividad de esta biblioteca en fecha tan temprana como el 26 de enero de 1931, menos de un mes después del comienzo del funcionamiento del Servicio como tal.

Tras la guerra civil, la clip69-centros-imag2-peq2actividad del Servicio de Estudios se ralentiza y, con ella, la de la biblioteca. Aunque orgánicamente el Servicio de Estudios continúa incluyendo una sección de biblioteca, la actividad no se recupera hasta mediados de los años 60, con la llegada a la dirección de este Servicio de Ángel Madroñero, cuando se empieza a incrementar el personal del Servicio de Estudios y, en consecuencia, su actividad. El primer organigrama de 1968, contemplaba cuatro Subdirecciones, una de ellas de Documentación y Publicaciones, que ocupó Gonzalo Pérez de Armiñán, dentro de la cual había una sección de Documentación y Biblioteca que contaba ya con 10 personas, al frente de la cual se situaba Esteban Hernández Esteve.

Es en estos años cuando comienza a profesionalizarse la gestión de la biblioteca, mediante la formación especializada de varios empleados en la Escuela de Documentalistas. Los presupuestos se amplían, se forma una comisión de compras para asesorar en la adquisición de fondos y se adopta un sistema de clasificación basado en el JEL de la American Economic Association que, con algunas revisiones y adaptaciones, se sigue usando hoy en día.

En 1971 llega a la Dirección General del Servicio de Estudios Luis Ángel Rojo que sería el responsable de dar un impulso definitivo al desarrollo de la biblioteca. En diez años la colección aumenta considerablemente, pasando de apenas 10.000 libros en 1970 a unos 70.000 en 1981. Por un lado se continúa con la compra de fondos actuales, mediante el refuerzo de los presupuestos, pero también se inicia una labor de recopilación de otras colecciones bibliográficas, tanto dentro como fuera de la entidad. En 1973 se incorporan 3.531 libros y unos 280 títulos de revistas, procedentes de la denominada Biblioteca de Conservaduría. Esta era la heredera de la que había sido la primera biblioteca del Banco de España, dependiente de la Secretaría General, y que se puede rastrear desde el último decenio del siglo XIX. De hecho, entre los fondos actuales se conserva un ejemplar de un catálogo impreso de esta biblioteca publicado en 1901. También hay rastros, aunque de menor volumen, de otra “biblioteca” dentro del Banco, que sería la de la Oficina de Operaciones, de la que se conserva un libro registro que recoge 278 entradas de otras tantas obras entre 1943 y 1964, y cuyos ejemplares también se incorporaron a la del Servicio de Estudios en fecha indeterminada.

Poco después, en 1975, se adquiere una importante colección bibliográfica a los herederos de D. Jesús Rodríguez Salmones, que había sido vicegobernador del Banco de España. Esta colección estaba compuesta por unas 11.000 publicaciones, muchas de ellas obras de temática económica, impresas desde el siglo XVI en adelante, incluyendo también una colección de unas 3.000 cédulas y pragmáticas.

En estos mismos años se procuró también formar una colección de memorias de los bancos y las cajas de ahorro españolas, ingresándose tanto en papel, como reproducidas en fotocopias o microfilms. Se completaron de forma retrospectiva las colecciones de las revistas de economía más relevantes. Y, en forma de microfilm, se incorporó en 1980 la Goldsmiths’-Kress Library of Economic Literature (1450-1850), con la reproducción de más de 61.000 libros y 466 publicaciones periódicas.

clip69-centros-imag3-peq

Patio de Caja General o de Metálico, en el edificio original del Banco de España, antes de 1934

El crecimiento de la colección y del personal hace preciso un cambio de ubicación y, fruto de esa necesidad, la biblioteca se instala en 1980 en el antiguo patio de Caja General del edificio original del Banco, que se utiliza desde entonces como sala de lectura. Esta se conformó utilizando los espacios perimetrales del patio para ubicar estanterías y puestos de lectura con un mobiliario de inspiración clásica. También se acondicionaron varios depósitos en el nivel inmediatamente inferior con armarios compactos mecanizados, capaces de albergar una colección ya importante en volumen y que seguía creciendo.

Esta nueva ubicación coincide con un momento crucial, cuando se replantea la misión de la biblioteca, que deja de estar orientada exclusivamente al personal del Servicio de Estudios, para convertirse en la Biblioteca del Banco de España, dirigida a todos sus empleados y abierta también a lectores e investigadores externos.

El volumen alcanzado por la colección y el reto de tenerla bien organizada de cara a facilitar el acceso a ella es el principal acicate que hace que se acometa desde fecha temprana un proyecto de automatización de la biblioteca, que se pone en marcha en 1986, usando el sistema de gestión Dobis-Libis, que se mantuvo hasta 2004, cuando se migró a Aleph 500.

clip69-centros-imag4-peq

Portada del catálogo de la biblioteca impreso en 1901

Desde los años 90, el creciente peso de la información en soporte electrónico hace que la biblioteca tenga que redirigir sus esfuerzos, incrementando de forma progresiva la contratación de acceso a bases de datos y revistas electrónicas. La biblioteca se adapta rápidamente al nuevo mundo de Internet en los años 90 y es la primera biblioteca de un banco central en ofrecer la consulta a su catálogo por esta vía.

Entre 1971 y 1994 la biblioteca fue dirigida por José Luis Pellicer y entre ese año y 2012, por Valentín Pérez.

2. La Biblioteca hoy

En la actualidad la biblioteca se encuadra orgánicamente, producto de las circunstancias descritas, en la Dirección General del Servicio de Estudios, Departamento de Coyuntura y Previsión Económica, División de Gestión y Difusión de la Información.

Constituye una unidad plenamente consolidada dentro de la organización general del Banco y cuenta con una larga trayectoria de prestación eficaz de servicios de acceso a información y documentación. Su extensa y rica colección de recursos documentales e informativos, que se sigue manteniendo y ampliando de manera constante, la lleva a ser una de las mejores colecciones españolas en materia de economía y, sobre todo, en temas bancarios y monetarios. La percepción acerca de la satisfacción de los usuarios con los servicios ofrecidos es elevada, apreciándose especialmente la riqueza de las colecciones y la disponibilidad y profesionalidad del personal, aunque los cambios en la producción editorial y científica y las posibilidades de acceso a la información por Internet, hacen que, para algunos usuarios, el papel de la biblioteca se haya difuminado en los últimos años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sala de lectura de la Biblioteca del Banco de España

Con una plantilla de doce empleados, siete de ellos Técnicos Documentalistas, se mantiene la actividad de la biblioteca que presta servicio de lunes a viernes, de 08:30 a 17:30 horas. A finales de 2013 las colecciones de la biblioteca alcanzaban los 306.808 ejemplares. Dentro de este conjunto se distingue el Fondo de Especial Valor, constituido por 16.079 ejemplares, impresos entre el siglo XV y mediados del XIX y procedentes muchos de ellos de la colección Rodríguez Salmones. Este fondo está sujeto a condiciones más estrictas de conservación y, por tanto, su acceso se restringe a los investigadores que justifiquen la necesidad de su consulta. El resto de la colección, está compuesta por unas 215.115 publicaciones unitarias en papel, 3.200 materiales especiales, 4.800 microformas y 67.600 volúmenes de publicaciones periódicas. Por temática, el 80% de las publicaciones unitarias se corresponde con economía y finanzas, un 5% responde son de matemáticas y métodos cuantitativos, un 4,8% de Historia y un 1,5% de Derecho.

La colección de publicaciones periódicas comprende 5.597 títulos, de ellos 1.349 vivos. Dentro de las suscripciones activas, más del 62% de las mismas son en formato electrónico, mientras que en papel solo representan el 28% del total. Se mantiene la suscripción a 12 bases de datos de información especializada en línea, a las que los empleados pueden acceder directamente desde sus puestos de trabajo, a través de una página específica de la Intranet del banco o a través del catálogo. Aquellas que lo permiten, también son accesibles para usuarios ajenos al banco desde los puestos de consulta de la sala de lectura.

La biblioteca ocupa una superficie de 2.140 m2 distribuidos en diversas estancias. La zona de uso público, ubicada en el antiguo patio de la Caja General, ocupa 448 m2, y cuenta con treinta puestos de lectura, un puesto para la consulta del Fondo de Especial Valor, cuatro puestos de acceso al catálogo, bases de datos e internet, un lector digital de microformas y un escáner cenital de uso público. En la sala se disponen para su consulta los últimos números de una selección de las publicaciones periódicas recibidas, una colección general de referencia y una colección de las publicaciones periódicas del Banco de España. Los depósitos ocupan 1.525 m2, con unos 10.300 metros lineales de estantería, el 98% de ellos en armarios compactos.

La formación de la colección descansa sobre el trabajo de selección realizado por los Técnicos Documentalistas que es complementado por un Comité de Adquisiciones, del que forman parte empleados de diversa formación y procedentes de distintos departamentos del Banco. Este Comité, que se reúne mensualmente, también revisa las propuestas de suscripción y/o cancelación de publicaciones periódicas y bases de datos y, en general, presta asesoramiento a la biblioteca sobre cualquier cuestión que se le plantee. En 2013 ingresaron en el fondo, mediante compra o donación, 2.244 publicaciones unitarias.

clip69-centros-imag5-peq

Sala de lectura de la Biblioteca del Banco de España

Todos los empleados tienen acceso al OPAC desde sus puestos de trabajo y a través de él, si se registran como usuarios, pueden hacer una reserva, consultar y renovar sus préstamos, etc. El 54% de los empleados del Banco son usuarios registrados de la biblioteca y un 25% del total han hecho uso efectivo del préstamo al menos una vez en el último año.

Desde hace años, el catálogo de la biblioteca se ha enriquecido mediante la inclusión en él de registros bibliográficos sin registros de ejemplar, es decir, que no se corresponden con ejemplares físicos integrados en la colección. Esto se hace así por ejemplo, para incluir referencias de publicaciones electrónicas accesibles a través de los servidores de los productores o distribuidores. También se viene volcando en el catálogo desde 2005 la referencia de obras de autores vinculados al Banco de España (empleados en su mayor parte), como puedan ser documentos de trabajo, artículos, etc., con el fin de hacer más visibles los resultados de la investigación facilitando su localización junto con la colección. Igualmente, se incluyen artículos o capítulos de monografías que por su tema resultan de interés para los usuarios de la biblioteca.

En 2013clip69-centros-imag9-peq el número total de préstamos alcanzó los 8.961, con un aumento de un 5,8% sobre el ejercicio anterior. Esto supone una media de 36,28 préstamos por día y de 4,26 préstamos por hora de apertura al público. Teniendo en cuenta los usuarios activos, la se obtiene una media de 12,3 préstamos anuales por usuario, lo que constituye un buen indicador de una utilización intensiva de este servicio por parte de quienes lo conocen y hacen uso de él.

La Biblioteca del Banco de España mantiene una actividad relativamente intensa de préstamo interbibliotecario: 160 transacciones en 2013 y en el 62% de ellas, actuando como suministradora. Prácticamente la mitad de las transacciones se realizan con bibliotecas especializadas de otros organismos públicos españoles, el 27% de ellas con bancos centrales e instituciones financieras internacionales, y un 16% con universidades, mayoritariamente españolas.

En relación con el uso de las fuentes de información electrónicas, en 2013 el número total de descargas de artículos se ha situado en 7.947, lo que supone una media de 32,17 descargas por día y de 3,77 por hora de apertura de la biblioteca.

Para facilitar el acceso a los recursos electrónicos se utiliza desde 2006 la herramienta SFX, un resolvedor que gestiona enlaces entre diferentes recursos de información, permitiendo localizar revistas por título o materias y artículos individuales. A finales de 2013 se tenía acceso a través de SFX a 10.400 títulos de recursos electrónicas a texto completo. En 2013 se realizaron unas 3.000 consultas directas a SFX y casi 2.400 solicitudes desde SFX a los diversos recursos electrónicos.

El servicio de información y referencia ha atendido en 2013 un total de 720clip69-centros-imag10-peq consultas, lo que ofrece una media de 2,9 consultas por día de apertura. El 78% de quienes formulan demandas de información son usuarios internos del Banco, más del 15% son usuarios personales externos y un 5% son consultas de instituciones exteriores al Banco.

La biblioteca favorece la formación permanente en el uso de sus recursos: participa en las jornadas de acogida para nuevos empleados, presentando sus servicios, y en los últimos años ha impartido diversos cursos sobre el uso de los recursos electrónicos suscritos y sobre búsquedas avanzadas en Internet.

La biblioteca está abierta al público en general, aunque lógicamente lo especializado de su fondo determina el tipo de usuarios externos más habitual: estudiantes de posgrado, investigadores sobre temas económicos, sobre historia económica, etc. En 2013, a pesar de no poderse consultar el Fondo de Especial Valor por estar sometido a un proyecto de limpieza y acondicionamiento, fueron 779 las personas ajenas al Banco que acudieron a utilizar los servicios de la biblioteca. Con excepción del préstamo, los usuarios externos pueden acceder a todos los servicios, tal como se recoge en la página de la biblioteca en el sitio web del banco de España, desde donde también se accede al catálogo.

Para los usuarios internos del banco, la biblioteca mantiene un conjunto de páginas dentro la Intranet del Banco, con toda la información acerca de los fondos y servicios, accesos al catálogo, a SFX, a los recursos electrónicos contratados, accesos directos a las adquisiciones más recientes y un canal de novedades para difundir noticias o avisos.

La biblioteca colabora con instituciones semejantes y participa en diversos foros y asociaciones. Es miembro institucional de SEDIC y participa en los grupos de usuarios de Ex Libris, tanto en el ámbito nacional (Expania) como internacional (IGeLU. The International Group of Ex Libris Users).

Desde 2009 se mantiene una relación estable con bibliotecas de otros bancos centrales e instituciones cercanas mediante reuniones periódicas que son una excelente oportunidad para la comunicación profesional y la proyección de la biblioteca. En el ámbito del Sistema Europeo de Bancos Centrales se mantiene desde 2009 la European System of Central Banks Information Network, que agrupa a las bibliotecas, archivos y departamentos de gestión documental de las instituciones miembros. Esta red, coordinada por el Banco Central Europeo, celebra reuniones anuales. De ámbito global es el Central Bank Librarians Group, que agrupa bibliotecas de bancos centrales de todo el mundo e instituciones financieras internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco de Pagos Internacionales, OCDE, etc.), con un sitio web y una lista de distribución. Y en el ámbito latinoamericano se vienen celebrando desde 2011 reuniones anuales de Responsables de Bibliotecas de Banca Central del CEMLA (Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos), con diversos proyectos de cooperación a la vista.

3. La Biblioteca de cara al futuro

De cara a los próximos años, la Biblioteca del Banco de España se plantea la necesidad de aunar reflexión y práctica para orientar el desarrollo de sus servicios. Desde comienzos de 2014 se ha renovado la metodología de la planificación, para acercarla más a la gestión diaria y, a la vez, favorecer la consecución de objetivos de largo alcance.

El Plan Director de la Biblioteca para 2013-2015 establece cuatro líneas generales o estratégicas, en torno a las cuales se desarrollarán los proyectos o planes de trabajo anuales:

  1. Mejora de los servicios, para modernizarlos y adaptarlos mejor a las necesidades cambiantes de los destinatarios.
  2. Potenciación de los recursos propios, mejorando las posibilidades de acceso.
  3. Impulso a la proyección de la biblioteca, tanto dentro del Banco de España como fuera de él.
  4. Optimización de la organización y de los procesos internos, para mejorar la eficacia y la eficiencia.

Estas orientaciones se están empezando ya a plasmar en varios proyectos. Por un lado, se está preparando el primer estudio de necesidades, demandas y comportamientos informacionales de los usuarios internos, con el objetivo de poder ajustar las características y formas de prestación de esos servicios.

Se buscará aumentar las posibilidades de acceso directo a la colección más relevante y modernizar la prestación de los servicios presenciales, mediante la formación de una colección con los libros más recientes y demandados que se dispondrá en estanterías de libre acceso en la sala de lectura. Igualmente se está estudiando la redistribución de los espacios para ofrecer un entorno más funcional que incluya, junto con esa colección en libre acceso, un área de consulta informal de novedades y prensa, un espacio expositivo para obras del Fondo de Especial Valor, una zona de lectura y una zona especial para investigadores.

clip69-centros-imag8-peq

Portada de obra de Fray Luis de Alcalá (Toledo, 1543)

Se ha empezado ya a trabajar en la preservación y acceso a largo plazo de las publicaciones digitales del Banco de España, en continuación lógica del papel que jugaba la biblioteca en relación con las publicaciones impresas. De cara a 2015 se prevé poner en marcha un repositorio institucional, que se podrá ir enriqueciendo también con otro tipo de objetos, como los producidos por un proyecto de digitalización del Fondo de Especial Valor. La preservación y difusión de este fondo particular, también se fomentar%

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree