Retos en la gestión de la información y del conocimiento en los Centros especializados en Relaciones Internacionales

clip53-confirma-202

Juan Antonio Sánchez Giménez Jefe del Servicio de Información y Documentación del Real Instituto Elcano (Madrid)

Los Think tanks son instituciones que combinan la investigación y la difusión de conocimiento en el ámbito de las relaciones internacionales y la política exterior a través de los medios de comunicación. En Europa se considera un fenómeno relativamente reciente y existe gran variedad de organizaciones según su forma, tamaño y especialización. En la actualidad, la aplicación de la metodología científica en los trabajos de investigación y análisis realizados desde los think-tanks cobra cada vez más relevancia, aunque en general se continúa respetando el modelo anglosajón de influencia política a través de los medios de comunicación y de su relación directa con los policymakers.

En España, solo en los últimos años surgen think-tanks acordes con el modelo americano pero desarrollando fuertes lazos con la investigación universitaria más tradicional en el campo de las ciencias sociales y el análisis de las relaciones internacionales. En cualquier caso, los think-tanks cumplen una función relevante en la sociedad europea del siglo XXI al conectar el mundo académico con el mundo político, y con la opinión pública, utilizando nuevas herramientas de difusión accesibles a través de Internet, lo que crea nuevas oportunidades en el ámbito de la gestión del conocimiento.

El desarrollo de Internet y, especialmente, de las herramientas Web 2.0 implica cambios radicales en los modelos de producción y gestión del conocimiento. Las posibilidades para la creación de contenidos nuevos, gracias a la reducción de barreras de acceso y colaboración, han experimentado un crecimiento exponencial y se han independizado, en buena medida, de la necesidad de un soporte institucional. Algunas veces, el éxito de un blog o de cualquier otra aplicación anterior a la 2.0 y sin soporte institucional recibe tal apoyo que termina creando su propio modelo de negocio. El caso más famoso es el de Nouriel Roubini, destacado economista de la Universidad de Nueva York que ya, en el año 1997 alimentaba un índice de vínculos muy rudimentario con recursos sobre las crisis financieras asiáticas de finales de los 90. Roubini, sin dejar de tener cierto prestigio en el mundo académico, fue uno de los primeros que articuló un Blog de carácter académico que hoy se ha convertido en la gran consultora RGE Monitor, uno de los recursos de análisis económico más importante de la red.

La Web 2.0 incorpora una crítica implícita a los modelos tradicionales de jerarquía y autoridad, esto es, la gestión del conocimiento a través de las herramientas 2.0 implica horizontalidad frente a la jerarquía de los modelos clásicos. Estos nuevos modelos horizontales de difusión y gestión de contenidos se desarrollan en think-tanks españoles y europeos gracias a su sencillez y fácil manejo, pero no siempre triunfan frente a los férreos modelos clásicos provenientes del metódico mundo académico y de las administraciones públicas, más centralizados en su política de gestión de información.

Uno de los cambios radicales se está produciendo en los medios de comunicación frente la llamada «media 2.0». Anteriormente un think-tank dependía, casi en exclusividad, de su relación con los medios para ejercer su influencia y difundir su trabajo, pero la aparición de los media 2.0 provoca que Facebook, YouTube o Twitter se hayan convertido en plataformas tan válidas y efectivas para la difusión de contenidos y análisis político como los propios medios tradicionales. El modelo dentro del sector se encuentra inmerso en un profundo cambio y cualquier usuario de centros de documentación especializados en las áreas de estudio de las relaciones internacionales deberá adaptar su metodología a las nuevas formas de gestión del conocimiento.

El Real Instituto Elcano vió nacer en 2001 la publicación Análisis del Real Instituto (ARI) con un formato de ensayo que buscaba el análisis en profundidad dando voz a especialistas tanto del mundo académico, como de los policymakers. Se empezaba a romper con los formatos convencionales de publicaciones de informes, documentos de trabajo y artículos de revistas. Otros think-tanks como el Centre for European Reform o el European Council on Foreign Relations optaron por el modelo de ‘Blogs’ pero con un fuerte apoyo institucional, creando grandes portales de opinión política, en este caso sobre cuestiones europeas, y planteando las primeras dudas sobre la gestión clásica de la información y el documento. Un Blogger no tiene por qué seguir las normas clásicas de edición sin restarle valor a la información que difunde.

Pero este modelo de difusión y publicación de datos e información se complica en otros think-tanks. Entre decenas de instituciones relevantes e influyentes en Estados Unidos es interesante detenerse en The Peterson Institute for International Economics como el Council on Foreign Relations, dos de las instituciones más influyentes en Estados Unidos; el primero en política económica y el segundo en relaciones internacionales y seguridad. Ambas instituciones disponen de publicaciones electrónicas de perfil más clásico, pero también desarrollan canales de opinión muy parecidos al Blog y lo combinan con archivos audiovisuales y archivos de audio con valioso contenido analítico relevante para el estudio de las relaciones internacionales. Estos portales de información tienen tanto valor para un centro de documentación especializado en relaciones internacionales como cualquier biblioteca clásica, porque aportan información puntual sobre tendencias y opiniones frente a la información estructural que se encuentra en una monografía.

El Centre for Global Energy Studies es una institución fundada por el exministro de Petróleo de Arabia Saudí Ahmed Zaki Jamani y que tiene su sede en Londres. Este think-tank centra su investigación y análisis sobre la geopolítica de la energía y, especialmente, de los hidrocarburos siendo el Global Oil Insight su publicación «estrella«. Al margen de su limitada tirada en formato papel el CGES distribuye esta publicación a través de correo electrónico a una lista de suscriptores sin dar acceso a bases de datos o áreas de publicaciones on-line. El fenómeno «Newsletter» o boletín electrónico distribuido a través de e-mails es cada vez más popular. El thik-tank americano «Open Democracy» o importantes portales y repositorios de información en materia de seguridad utilizan este método para distribuir sus publicaciones publicadas en diferentes formatos.

La administración Obama ha contribuido recientemente al boom de la Web 2.0 con el desarrollo de todo tipo de herramientas. Barack Obama publica sus discursos en su blog y difunde información en su Facebook, mientras que la Casa Blanca abre varios canales de información como state.gov o whitehouse.gov. Las Naciones Unidas publica todas las sesiones del Consejo de Seguridad y la última apertura de la 64 sesión de la Asamblea General fue visto por más de 300 millones de internautas a través de archivos multimedia. En España, el Congreso de los Diputados graba la mayor parte de las sesiones plenarias y de las Comisiones del Congreso en archivos multimedia y el Ministerio de Defensa ha abierto su propio canal YouTube.

Ante este nuevo panorama los Centros de Documentación especializados en relaciones internacionales se plantean el salto hacia la llamada Gestión del Conocimiento. Ya no importa el formato en el que se presenta la información sino la propia relevancia de la misma: quién desarrolla el discurso, quién genera opinión y quién informa. Al documentalista ya no le interesa tener solo una lista de autoridades si no también instituciones a las que se ligan dichas autoridades, sus líneas de investigación y sus análisis y vinculaciones académicas y políticas. Es importante tener criterio para discriminar lo relevante y para ello es necesario recibir la ayuda del usuario del centro, a través de las posibilidades de retroalimentación que proporcionan las herramientas 2.0.

La gestión del conocimiento frente a la tradicional gestión del documento implica un salto cualitativo hacia lo 3.0. La implementación de una estrategia de Gestión del Conocimiento en una institución de este tipo supone una revisión de los valores y métodos tradicionales para buscar la coherencia en las políticas de gestión institucional. Lo horizontal frente a lo vertical. Para que exista una buena armonía en la gestión del conocimiento se debería buscar un equilibrio entre la horizontalidad del flujo de ideas frente a la verticalidad de la toma de decisiones. El documentalista es el nodo por el que fluye toda la información y el conocimiento, gestiona correos electrónicos, blogs institucionales y portales sin apoyo institucional y, por último, recibe comentarios de sus usuarios sobre la pertinencia de los recursos seleccionados. Todo ese conocimiento debe ser gestionado y presentado para su acceso y uso tanto en el ámbito analítico/ científico como académico. El bibliotecario o documentalista se convierte en el primer actor en la arquitectura del conocimiento en instituciones y think-tanks y es necesario que participe en las bases metodológicas de la gestión del conocimiento de una manera transversal que implique a toda su institución.

Juan Antonio Sánchez Giménez
Jefe del Servicio de Información y Documentación del Real Instituto Elcano

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree