Repositorios de acceso abierto de Bibliotecas de Ciencias de la Salud

Archivos, Bibliotecas y Centros de Documentación tienen ante sí el reto de la gestión de los recursos digitales y de ende de los objetos digitales. Entendemos que desde las Bibliotecas de Ciencias de la Salud, en concreto, la gestión de estos recursos tienen una especial diversidad y complejidad. Nos responden cuatro expertos sobre este tema:

  • Ernest Abadal Falgueras: Facultat de Biblioteconomia i Documentació, Universitat de Barcelona
  • Javier Gómez Castaño: Técnico de biblioteca y Coordinador de RUA, Repositorio Institucional de la Universidad de Alicante
  • Verónica Juan Quilis: MD, PhD, Directora, Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía.
  • Raquel Lavandera Fernández: Documentalista de la Oficina de Investigación Biosanitaria-FICYT.

1.- ¿Podría explicarnos qué tipo de repositorios digitales se están desarrollando en las Bibliotecas de Ciencias de la Salud: recursos de información electrónicos, la producción científica desarrollada, los objetos digitales (archivos de datos, imágenes) resultado de investigaciones?

Ernest Abadal: 

En un primer momento, los contenidos a incorporar en los repositorios son, fundamentalmente, las publicaciones científicas ya sean artículos de revista, congresos, etc.

Los repositorios en ciencias de la salud en España se encuentran en un estadio incipiente. Si consultamos el directorio BuscaRepositorios encontramos tan sólo cuatro repositorios: el Repositorio Institucional de Asturias, que tiene una colección de Sanidad, BiblioPsiquis (psiquatría), el Repositorio de la Asociación Española de Neuropsiquiatría y el Digital Repository of Fetal Medicine. Sobre un total de 73 es un balance más bien escaso, máxime teniendo en cuenta que la biomedicina representa una proporción muy alta de la producción científica española.

Tan sólo el primer repositorio está vinculado al sistema público de salud ya que los otros tres repositorios son de editores o sociedades científicas. Hay que tener presente, no obstante, que diversas comunidades autónomas están trabajando en proyectos de repositorios, siendo Andalucía la que lo tiene prácticamente finalizado.

Lo deseable sería disponer de un repositorio temático global al estilo de PubMed Central, que no tendría que ser necesariamente único pero sí que exigiría establecer diversos mecanismos de coordinación (tecnología, estructura, metadatos, etc.) y una política común entre las diferentes bibliotecas virtuales de salud.

Finalmente, creo que vale la pena señalar que el archivo de datos en repositorios se encuentra en una fase inicial en el ámbito internacional y, en el caso de España, aún no se dispone de ejemplos.

[bue_box]

Javier Gómez:

En este momento son las instituciones de enseñanza superior, principalmente universidades e institutos universitarios, los que están apostando más fuerte por el desarrollo de repositorios institucionales dentro de sus políticas estratégicas de acceso a la información. Estos repositorios suelen albergar todo tipo de materiales digitales (textuales, audiovisuales, multimedia, etc.) cuya temática abarca todas las disciplinas científicas y docentes que se imparten en los centros. En un principio, los repositorios institucionales se están encargando de la recopilación de los materiales textuales de investigación (artículos de revistas, comunicaciones a congresos, tesis doctorales, etc.) pero cada vez más se tiende a ampliar los contenidos con materiales digitales audiovisuales (audio y vídeo), imágenes, datasets, fondo antiguo, materiales docentes, etc.

[/blue_box]

Verónica Juan:

La verdad es que el tema de repositorios digitales en las Bibliotecas de Ciencias de la Salud va un poco más retrasado que en otras bibliotecas especializadas. Que yo sepa, se están empezando a hacer actuaciones a nivel de Bibliotecas Virtuales de Comunidades Autónomas, con mayor o menor grado de desarrollo. En la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía tenemos muy avanzado HypatiaSalud que recoge el conocimiento generado en el Sistema Sanitario.

Pero es el Principado de Asturias el que ha sido pionero en este campo creando y desarrollando RIA, el Repositorio Institucional de Asturias que presenta la producción científica del Principado. Se coordina desde la Oficina de Investigación Biosanitaria y Raquel Lavandera podrá proporcionar más detalles.

Raquel Lavandera:

Por desgracia, aún son pocos por no decir inexistentes. En estos momentos, sólo la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía está desarrollando un repositorio institucional donde recoger la producción científica de los profesionales sanitarios de su comunidad autónoma. En Asturias llevamos ya un par de años trabajando con el RIA (Repositorio Institucional de Asturias) donde contamos con una colección de «Sanidad» en la que se deposita la producción científica de los profesionales del Sistema Sanitario Público Asturiano; todos nuestros profesionales están obligados por acuerdo de gobierno a depositar sus trabajos desde Enero de 2009.

La tipología documental que abarca el RIA es amplia, nos encontramos con pre y post print, artículos de revista, póster, presentaciones de congresos, memorias, informes, imágenes, etc.

2.- ¿Qué problemas han encontrado en la planificación y diseño de los repositorios?

Ernest Abadal:

No creo que existan problemas en la planificación ni en el diseño. Crear y organizar un repositorio es ya una operación trivial porque dispone de miles de casos a tomar como ejemplo.

El problema para crear un repositorio es la toma de conciencia por parte de la institución, del interés y de las ventajas que va a suponer para la actividad de dicha institución y, a continuación, poner los recursos y establecer los procedimientos necesarios para ponerlo en funcionamiento y mantenerlo activo.

La coordinación y cooperación entre las diferentes bibliotecas virtuales de salud es también fundamental para conseguir un producto que pueda ser recolectado por servicios más amplios.

[bue_box]

Javier Gómez:

El principal problema a la hora de planificar la puesta en marcha de un repositorio es contar con el apoyo de los órganos de dirección de los centros. En nuestro caso no se ha dado este problema, ya que la creación de nuestro repositorio institucional fue una iniciativa conjunta de la Biblioteca Universitaria y el Vicerrectorado de Tecnología e Innovación Educativa. El apoyo por parte del Vicerrectorado ha permitido desarrollar distintas iniciativas encaminadas a promover el conocimiento abierto y el autoarchivo por parte de nuestros investigadores y docentes: premios y ayudas económicas anuales, convocatorias que incluyen la obligatoriedad de archivar en el repositorio, etc.

Otros problemas que suelen darse, una vez puesto en marcha el repositorio, son los relacionados con las reticencias por parte de algunos investigadores a poner en acceso abierto sus trabajos, el temor al plagio y el desconocimiento de sus derechos respecto al autoarchivo cuando han publicado sus investigaciones en revistas científicas. También es fundamental facilitar el trabajo de carga de documentos en el repositorio ya que los investigadores suelen estar saturados de trabajo y en muchos casos no pueden asumir la tarea.

[/blue_box]

Verónica Juan:

Creo que el mayor problema es el tiempo y el elevado número de proyectos que llevamos a cabo en la BV-SSPA. Desde el punto de vista tecnológico, se han estudiado los repositorios existentes a nivel mundial y se ha optado por el software mayormente aceptado, el DSpace. Por otra parte, HypatiaSalud tiene vocación internacional, así es que nos hemos ocupado de seguir las directrices DRIVER y el protocolo OAI-PHM y otros estándares que permitan la transferencia de información.

HypatiaSalud es un encargo de la Consejería de Salud a la BV-SSPA, por lo que nace con todos los apoyos institucionales. De hecho, será determinante en la evaluación de la carrera profesional de nuestros usuarios.

El problema real deriva de las condiciones de publicación y edición científica de los investigadores; no obstante, la BV-SSPA negocia con las editoriales la inclusión en HypatiaSalud de los artículos de nuestros científicos publicados en las revistas que suscribimos.

Raquel Lavandera:

En el caso del RIA su puesta en marcha llevó detrás el trabajo en equipo de un grupo de documentalistas durante casi 2 años. Al tratarse de un repositorio a nivel autonómico y por ser unos de los primeros que se puso en marcha, en España, con una política o mandato detrás, fueron muchas las complicaciones que nos encontramos pero sin duda alguna la más dura fue implicar a los directores y gestores para su puesta en marcha y la aprobación de su política de acceso abierto.

3.- ¿Qué liderazgo desempeñan los profesionales bibliotecarios en el diseño, selección y planificación de las colecciones?

Ernest Abadal:

La gestión de las colecciones es una de las funciones primordiales que tienen que llevar a cabo los profesionales de las bibliotecas y entiendo que suyo tiene que ser el liderazgo.

Si los informáticos se tienen que ocupar de la instalación y el mantenimiento de los servidores y del software, los bibliotecarios están implicados directamente en las colecciones, desde su creación hasta la incorporación de contenidos. Esta es una de sus tareas principales.

[bue_box]

Javier Gómez:

En nuestro caso, como comentaba anteriormente, el diseño de la estructura del repositorio ha sido un trabajo desarrollado en colaboración entre el Vicerrectorado y la Biblioteca. En la selección de las colecciones es importante tener una visión general de la estructura y la idiosincrasia del centro y planificar su implantación de acuerdo a las unidades que lo conforman, pero también teniendo en cuenta las necesidades de los investigadores y docentes a la hora de la gestión, difusión y preservación de sus trabajos, algo que siempre ha sido un objetivo fundamental de las bibliotecas.

[/blue_box]

Verónica Juan:

En nuestro caso, el liderazgo es de la BV-SSPA por encargo de Consejería de Salud, y, por lo tanto, somos los profesionales que trabajamos en la Biblioteca Virtual (bibliotecarios e informáticos) los que planificamos y diseñamos HypatiaSalud. En el caso concreto de las colecciones, los bibliotecarios de la red son los encargados de la supervisión, edición y revisión de la colección de su centro.

Raquel Lavandera:

Todo. Los profesionales bibliotecarios deben ser los responsables y líderes en cualquier proyecto de repositorio que se ponga en marcha; debemos trabajar codo con codo con los informáticos pero detrás del proyecto debe de existir siempre un grupo de bibliotecarios o ducumentalistas que serán los que lideren el mismo.

4.- ¿Qué ventajas aporta el repositorio a la comunidad científica del área de Salud?

Ernest Abadal:

Las ventajas de los repositorios han sido puestas de manifiesto repetidas veces: el incremento de la visibilidad de la institución y de los autores, la rapidez y amplitud en la difusión de los resultados y de la producción científica, etc. etc.

En el caso de ciencias de la salud creo que vale la pena destacar especialmente la mejora de los procesos de transferencia de resultados, un aspecto que no es tan perceptible en otras disciplinas. En este sentido vale la pena destacar cómo el hecho de poner en abierto publicaciones, resultados y datos de investigación favorece esa transferencia y reduce al máximo los tiempos. La genómica es un buen ejemplo para ilustrarlo: los grupos de investigación ponen a disposición de la comunidad científica, en abierto, los códigos genéticos que van descifrando para que puedan ser utilizados de inmediato, tanto por ellos como por otros grupos que puedan estar investigando en ámbitos cercanos. Este hecho permite avances e innovaciones mucho más rápidos.

[bue_box]

Javier Gómez:

Uno de los objetivos fundamentales de un repositorio, además de la gestión y la preservación de la producción científica, es la difusión de la misma. Los repositorios permiten, a través del acceso abierto en la red, aumentar exponencialmente la visibilidad y el impacto de las investigaciones desarrolladas en las instituciones que los gestionan. El conocimiento abierto promueve la generación de nuevo conocimiento, colaborando necesariamente en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. En nuestra experiencia en particular hemos visto reflejada esta ventaja en ciertos casos en que la presencia de los trabajos de nuestros investigadores en el repositorio han servido para que obtuvieran diferentes contratos de investigación relacionados con su área de especialización.

En el caso del área de Salud esta respuesta es aún más evidente. En nuestro caso es una de las áreas que mayor implicación está teniendo a la hora de compartir sus materiales, en particular los profesionales de Enfermería, Medicina Preventiva y Salud Pública, Óptica, etc. que ven en el repositorio un canal de difusión a la vez que un sistema de preservación de sus investigaciones.

[/blue_box]

Verónica Juan:

La principal ventaja es el acceso a documentos a texto completo, incluidos los de más difícil acceso, la literatura gris. Además, la visibilidad del autor y de la institución puede verse significativamente aumentada.

Pero por encima de todo, opino que es un deber de las instituciones poner en acceso abierto el resultado de las investigaciones sufragadas con fondos públicos.

Raquel Lavandera:

El acceso al texto completo a la producción científica sin coste económico alguno. El incremento de la visibilidad, la difusión y del impacto, no sólo de los propios autores si no también de la institución responsable del mismo. Un Repositorio también garantiza la preservación, organización y libre acceso de todos los contenidos depositados en él; así como ofrece a los autores un lugar donde archivar de forma permanente su producción científica. Por otro lado, un repositorio institucional de un organismo público siempre promueve el retorno de la inversión efectuada por la Institución, Comunidad Autónoma, Gobierno, Hospital, etc en estudios y publicaciones, facilitando la reutilización de la información y el conocimiento generados por el sector público (en este caso).

5.- ¿El modelo cooperativo de Archivos Abiertos es aplicable dentro del entorno de Salud?

Ernest Abadal:

Compartir y difundir los contenidos científicos es un modelo aplicable a todos los ámbitos del conocimiento y supone una mejora notable del funcionamiento de la comunicación científica. Los científicos pueden avanzar de forma más rápida y ágil en sus investigaciones ya que disponen de acceso libre e inmediato a los avances de sus colegas de todo el mundo. Este modelo de cooperación, como he comentado anteriormente, es especialmente aplicable al ámbito de ciencias de la Salud, que avanza a gran velocidad.

[bue_box]

Javier Gómez:

En España, así como en centros universitarios es cada vez mayor el número de repositorios desarrollados, parece que no hay una política activa en este sentido por parte de hospitales, centros de salud, instituciones de investigación sanitaria, etc. Sin embargo, partiendo del modelo de los repositorios institucionales universitarios, es perfectamente posible abordar la aplicación del conocimiento abierto al ámbito sanitario. Excelentes ejemplos pueden ser el Irish Health Repository (Lenus), repositorio gestionado por el Regional Library & Information Service del Dr. Steevens’ Hospital, Dublin; el Repositório do Hospital Prof. Doutor Fernando Fonseca en Portugal; incluso la Organización Mundial de la Salud ha desarrollado un repositorio para Asia: WHO SEAR Institutional Repository.

[/blue_box]

Verónica Juan:

Efectivamente, la cooperación es básica. Atendiendo a la realidad del Sistema Nacional de Salud, entiendo que cada Comunidad Autónoma debería desarrollar su repositorio institucional, cumpliendo con todos los protocolos de transferencia de información. De esta forma, podrían ser recolectados a nivel nacional o internacional. Y esto es lo que hemos propuesto al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en el proyecto Estudio de viabilidad para la creación de la Biblioteca Virtual del Sistema Nacional de Salud, trabajo que hemos coordinado y que hemos realizado las 17 Comunidades Autónomas por medio de los representantes de las respectivas Consejerías de Salud.

Raquel Lavandera:

Por supuesto, como en cualquier otra disciplina. Tenemos el ejemplo de las directrices DRIVER (Digital Repository Infraestructure for European Reserarch) como iniciativa para la creación de un proveedor de servicios europeo. Este proyecto está financiado por la Comisión Europea y pretende difundir los resultados de la investigación, incluyendo informes técnicos, documentos de trabajo, preprints, artículos y datos de investigación originales, de los científicos europeos para hacerlos visibles a nivel internacional.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree