Proyecto CDF: Centro de Documentación Fotográfica

clip-50_Vigil-Foto-128

Juan Miguel Sánchez Vigil – Departamento de Biblioteconomía y Documentación Universidad Complutense de Madrid

Ya son demasiadas las veces en que los profesionales han mostrado sorpresa por la falta de interés hacia la fotografía en todos los sectores y especialmente en el sistema educativo. A estas alturas he llegado a la conclusión de que la solución está en dar pasos adelante sin mirar atrás. Debería ser de otra manera, pero también en otros campos; por eso cuando algunos de nuestros investigadores se marchan del país sin «entrar al trapo» (valga la expresión taurina para poner las cosas en su sitio) comprendo su decisión. Que la documentación fotográfica constituye una parte esencial de la memoria histórica, y que los investigadores, historiadores, documentalistas, artistas, etc. prestan cada vez mayor atención a las imágenes fijas es un hecho. Muy pocos trabajos se publican ya sin haber repasado previamente la iconografía. La revisión de la historia contemporánea desde la fotografía es una asignatura pendiente de los estudiosos, porque determinadas conductas o situaciones han quedado en entredicho o han podido ser denunciadas al contemplar esas imágenes. Por otra parte, la fotografía aporta información fundamental para el análisis histórico, y sus contenidos deben ser tratados para una hipotética aplicación.

Los profesionales de la documentación fotográfica manifiestan y/o denuncian una situación común a la mayoría de los archivos fotográficos españoles con titularidad pública o privada: la necesidad de invertir en la preservación de los fondos documentales que constituyen la memoria gráfica de nuestro país. El retraso en las iniciativas ha dejado la nave a la deriva, haciendo aguas por varios puntos del casco. Pongamos como ejemplo que en mayo de 2004 los técnicos del Museo de Ciencias Naturales valoraron en 62.000 euros la cantidad necesaria para la consolidación y digitalización de las 300 placas de vidrio que tomó Rafael Castro Ordóñez entre 1862 y 1865 durante la expedición española al Pacífico.

Estas cuestiones y tantas otras comunes a la mayoría de los centros de documentación (bibliotecas, archivos y museos) han suscitado el debate entre los profesionales de la fotografía y los documentalistas, no sólo por el hecho puntual sino por otros asuntos de superior calado que convergen, en mi opinión, en la urgente necesidad de la creación de un Centro Nacional de Documentación Fotográfica que aborde cuestiones como las planteadas y, más allá de lo particular, se ocupe de la gestión de temas como la adquisición, control, tratamiento, preservación, y difusión de los fondos fotográficos conservados en los centros dependientes de las instituciones estatales, así como de la coordinación, en los aspectos que se consideren, de los centros de las Comunidades, Ayuntamientos, Fundaciones, Institutos, etc. Hay aspectos clave como la falta de información y la dispersión de los documentos, y hay otro que ya es imprescindible: la elaboración de una guía para profesionales e investigadores con detalles sobre los fondos.

El trabajo de campo realizado durante años se resume en dos experiencias concretas: los fondos se hallan muy dispersos y su gestión es rentable. Necesitamos, por tanto, la información como base de todo trabajo. Este documento permitiría conocer a medio plazo los centros con fondos fotográficos, las colecciones, la situación en que se encuentran y la valoración de los mismos en función del contenido y el continente.

Las funciones del CDF responderían a objetivos concretos, naturalmente modificables de acuerdo al consenso de los grupos implicados. Planteamos así objetivos generales y específicos:

· Objetivos generales:

  1. Recuperación del Patrimonio Fotográfico en colaboración con otras instituciones.
  2. Elaboración del censo de centros con fondos fotográficos: estatales, autonómicos y municipales.
  3. Elaboración del catálogo general de contenidos: relación de fondos por centros con descripción de contenidos.
  4. Establecimiento de una política de actuación general para todos los centros.
  5. Establecimiento de una política de actuación concreta en relación con determinados fondos.
  6. Definición de las tipologías documentales.

· Objetivos específicos:

  1. Control del Patrimonio Fotográfico.
  2. Cuantificación de los fondos por centros.
  3. Valoración cualitativa.
  4. Análisis general de contenidos.
  5. Creación de un Tesauro General con las temáticas de los fondos.
  6. Elaboración de bases de datos para el control de la información
  7. Gestión y difusión de la información: dossieres, publicaciones, etc.

Del desarrollo de estos objetivos resultarían actuaciones concretas que repercutirían en un mejor funcionamiento de los centros, y especialmente en la comunidad científica, usuario potencial de los fondos y colecciones, y responsable final de la difusión de sus contenidos. En un análisis inmediato, la creación del Centro de Documentación Fotográfica supondría:

  1. Control del Patrimonio Fotográfico.
  2. Cuantificación de los fondos por centros.
  3. Valoración cualitativa.
  4. Análisis general de contenidos.
  5. Creación de un Tesauro General con las temáticas de los fondos.
  6. Elaboración de bases de datos para el control de la información
  7. Elaboración de bases de datos para el control de la información
  8. Elaboración de bases de datos para el control de la información
  9. Elaboración de bases de datos para el control de la información
  10. Gestión y difusión de la información: dossieres, publicaciones, etc.

clip-50_Vigil-Firma-242

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree