Noticias B&D

El sector editorial crece en 2016

Conforme los datos ofrecidos en el Análisis del Mercado Editorial de España, realizado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), la facturación de las editoriales de nuestro país creció en torno al 2,7% el pasado año. Facturación que prácticamente copan dos ciudades: Madrid con un 42,4% del mercado y Barcelona con un 50,8% del sector.

Los géneros literarios son los que han registrado un mayor incremento; un 1,4% la novela para adultos y un 7,1 la dirigida a público infantil y juvenil, con un volumen e negocio de 244 y 277 millones, respectivamente.

Destaca también el crecimiento de otros subsectores: científico-técnico (8%), Ciencias Sociales y Humanas (9,6%) y Divulgación General (0,6%) y libros de texto (3,4%). Los libros prácticos (-10,8%), los diccionarios y enciclopedias (-0,7%) y el cómic (-0,7%), obtuvieron caídas, aunque en el caso de los últimos fueron muy ligeras.

Por su parte, el libro digital no acaba de consolidarse registrándose un crecimiento continuado pero muy moderado: el número de títulos editados en este formato aumentó un 3,3%, hasta los 45.658 títulos. El catálogo de libros continuó incrementándose con una oferta de títulos digitales de 174.266 títulos, un 2,1% más.

Las TIC cambian la pervivencia de las obras literarias

Joan Margarit fue el primer autor español en donar bytes como parte de su herencia literaria. Margarit realizó a la Biblioteca Nacional en 2011 más de dos mil documentos personales y profesionales, junto con su ordenador personal. El modus operandi de los escritores actuales pasa ineludiblemente por la utilización de los ordenadores y, a menudo, de las redes sociales, de forma que es fácil prever que los discos duros sustituirán en unos años a las cajas de legajos y libros que actualmente siguen llegando a las bibliotecas.

La parte negativa de esta evolución tecnológica reside en la imposibilidad de revisar el proceso de creación de la obra, que se empobrece e incluso se anula, en la medida que, a falta de manuscritos o de textos mecanografiados, es muy complicado conocer las distintas etapas que ha paso una obra. Algo similar ocurre con la correspondencia, un elemento que siempre ha constituido un factor de primer orden en el análisis de la obra de cualquier autor; aquí el cambio es radical, el correo postal prácticamente ha desaparecido.

La joya oculta de la biblioteca del Senado

El antiguo convento madrileño de doña María de Aragón, que, desde el año 1834, acoge el Senado, esconde una espectacular biblioteca, ubicada en uno de los patios del claustro que se techó a tal efecto, dotándose de una gran claraboya para que entrara la luz, a inspiración del Parlamento británico, construida con hierro forjado y de estilo neogótico.

Se trata de 307.000 libros, diez incunables y los mejores fondos del mundo sobre la Guerra de la Independencia española, distribuidos entre la sala principal – dispuesta en dos plantas-, y en salas subterráneas; una biblioteca abierta exclusivamente a senadores, diputados, personal de las Cortes, periodistas e investigadores acreditados. Buena parte de sus fondos proceden de la confiscación de la biblioteca del infante Carlos María Isidro de Borbón, libros que se regalaban entre las casas reales de la época, algunos llegados incluso desde Japón y el lejano oriente. A ello se suman fondos que vienen de las bibliotecas de Gómez de Arteche y Fernández de los Ríos. La obra más antigua es la Compendiosa Historia Hispánica, de Rodrigo Sánchez de Arévalo, editada en Roma en 1470.

Bibliotecas accesibles

La biblioteca Luis Rosales, situada en Carabanchel Alto, cuenta con una colección integrada por 112.000 ejemplares. De ellos, 1.497 documentos están dirigidos a personas con algún tipo de discapacidad, libros adaptados o de lectura fácil o bien ejemplares en braille, estos últimos donación de la ONCE, entidad con la que existe un convenio colaboración. A nivel audiovisual, el centro dispone de una colección llamada “Lengua de signos”, con recursos con audio descripción y audio guía, diseñada para personas con discapacidades auditivas.

A nivel de movilidad, tampoco hay barreras arquitectónicas: los ascensores son aptos para personas con discapacidad y las mesas son regulables de modo que puedan acoplarse sillas de ruedas o amplificadores de pantalla. En concreto, la biblioteca cuenta con seis puestos adaptados, teclados para invidentes, atriles, lupas de mano, telelupas, un bucle magnético para oír sin interferencias los eventos y eReaders.

A todas estas prestaciones se añade el servicio de telebiblioteca, préstamo a domicilio diseñado para personas mayores de 70 años o con discapacidad igual o superior al 33%.

En total, según los datos proporcionados por la Comunidad de Madrid, la red de bibliotecas posee una colección formada por 5.840 audiolibros, 1.532 ejemplares con letra grande y 795 libros de lectura fácil.

España y Argentina se unen para compartir fondos digitales de sus Bibliotecas Nacionales

La Biblioteca Nacional de España y la Biblioteca Nacional de Argentina han establecido un acuerdo de colaboración que favorecerá la compartición de fondos digitales entre ambos países, así como los intercambios profesionales y la organización conjunta de exposiciones.

El intercambio de fondos permitirá a España, por ejemplo, disponer de los existentes en la Biblioteca Argentina, ya en formato digital, relacionado con el período colonial, un período especialmente complejo, información que vendrían a complementar la ya disponible en el BNE.

La Biblioteca Nacional Argentina, tal y como lo ha comunicado su director, Alberto Manguel, trabaja en estos momentos en “la creación de un fondo digital común similar al proyectado por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos”.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree