Luis Collado, responsable de Google Books España

Entrevistamos a Luis Collado, responsable de Google Books para España y Portugal. Luis es un economista de base y experto en marketing con una larga experiencia en el mundo editorial. Ha vivido en primera persona la evolución del libro en papel a electrónico y ha sido un pionero en la transformación que esto conlleva en el mundo editorial… El entorno de Luis siempre ha girado alrededor del libro, y actualmente, del desarrollo de aplicaciones que hace Google para la gestión editorial, venta de publicaciones, digitalización de fondos de bibliotecas, etc. Y para ello trabaja con editoriales, editores, entidades, bibliotecarios, organizaciones…

Los profesionales de la información y la comunicación vivieron inicialmente el desarrollo de Google como una gran amenaza. Pero, además de ser un instrumento de progreso, se ha convertido en una herramienta indispensable en la evolución del sector, que está generando nuevos nichos de trabajo.

Para llegar hasta las oficinas de Google en Torre Picasso utilizamos Google Maps. No conocemos con precisión la ubicación y su aplicación es de infinita ayuda. ¿Qué mejor forma de ir tomando contacto con la empresa?

Su compañía trabaja con contenidos, gestión y ordenación de información. En este sentido, Google, ¿cuenta en su plantilla con documentalistas o bibliotecarios, ya sea en calidad de empleados, asesores o colaboradores?

En Google trabajamos con contenidos que están generados y gestionados por otros, en ningún caso crea contenidos, ni los edita ni trabaja con ellos. Lo único que hace Google es indexar contenidos que ya están en la web o que otros han publicado en formatos inicialmente adaptados para Internet, y los mostrarlos a través de nuestras herramientas. Por lo tanto somos una empresa de tecnología, de lo que sabemos es de tecnología pero no de contenidos. De ahí que en Google no existan documentalistas ni bibliotecarios, hay tecnólogos. Si es muy importante para nosotros al trabajar con contenidos, apoyarnos en entidades, organismos, empresas, instituciones que son los que saben de contenidos por ejemplo bibliotecarios y bibliotecas, editores y editoriales, etc. Pero nuestra misión no es ni generar ni gestionar contenidos.

¿Cuál cree que es la función de nuestra profesión —bibliotecarios, documentalistas— en el futuro mundo Google?

Yo creo que hay algo que toda vuestra profesión debería tener en cuenta y comenzar a adaptarse al mundo digital. El mundo de Internet es un gran repositorio de contenidos y al final cualquier documentalista, cualquier gestor de información si no trabaja mirando a Internet no tiene futuro, ni presente. Yo creo que la clave es que cada vez más se entienda y se adapte a esta nueva realidad que es la digital, ya que es lo que ocurre en la sociedad con los ciudadanos. La clave es saberse manejar, saberse mover en el mundo de Internet para obtener lo máximo de Internet. Nos ha pasado a todos cuando empezamos con a utilizarla, nadie nos enseñó ni nos educó para utilizar las cosas que había en Internet: cómo discriminar lo que era bueno y lo que no lo era, lo que es un bulo de información a una información de relevancia. Por eso, poco a poco, todos nos hemos ido todos adaptando y aprendiendo a manejarnos en este nuevo entorno. Vuestra profesión es absolutamente clave y por lo tanto también tiene que adaptarse a este entorno.

Personalmente ¿cómo ve el futuro de nuestra profesión? ¿Considera que estos profesionales están formados y preparados para dar cobertura al tipo de necesidades que se plantean en una empresa como Google?

Muchas veces definiendo los extremos es más fácil encontrar al camino. Yo me he encontrado gente moverse en el ámbito digital y entiende su importancia como puente de acceso a la información, contenidos, argumentos de todo tipo incluso a contenidos generados antes de la aparición de Internet, por tanto que son muy pro-digitales. Pero también me he encontrado gente cuya su posición ha sido muy defensiva ante esta nueva realidad y que no han querido volcarse ante este nuevo ámbito digital. Pero creo que la realidad supera y sobrepasa ya esta posición. Al final no es un extremo ni otro, al final Internet es una gran fuente de información, con enormes posibilidades de gestión de contenidos, pero también sigue estando el trabajo fuera de Internet. Por tanto, el equilibrio entre estos dos extremos, como siempre, es la mejor forma de trabajar.

Nuestra profesión ha utilizado muchas herramientas de Google como, por ejemplo, GoogleBooks con la digitalización, GoogleSchoolar en el mundo académico… ¿Ves algún otro campo en el que pueda tener sinergias?

Si. Lo bueno que tiene es que el volumen de información de contenidos que están ya en el ámbito digital es tan grande que, de alguna manera, todavía hay una gran labor por hacer de gestión de esos contenidos: evaluación, educación a los usuarios para orientarles a como se deben mover en este ámbito. ¿Porque cuál era la experiencia en Bibliotecas antes de Internet? Yo antes cuando iba a una biblioteca con centenares de libros, me encontraba un mostrador donde estaba un bibliotecario que era al que preguntaba y quien me orientaba. La experiencia ahora diferente, esa persona se enfrenta a un ordenador con un teclado, y en una cajita de búsqueda empieza a decir lo que quiere encontrar pero nadie nos ha enseñado como hacerlo. Google facilita mucho la vida a los usuarios, parece como si supiera lo que quieres buscar porque la tecnología favorece eso. Para los profesionales creo que hay un campo muy importante en cómo enseñar a los demás a manejarse en esta abundancia de información, porque nadie ha enseñado a los millones y millones de usuarios de Internet cómo manejarse en este ámbito. Solo a través de herramientas tecnológicas como puede tener Google se ha hecho, pero no ha habido profesionales o educadores que enseñen o nos enseñen a hacer eso. Con los riesgos que eso tiene, ya que en Internet está desde la información más prestigiosa a la menos valida. Nos tienen que enseñar a identificar o discriminar que es válido y que es menos válido y ese es el campo al que debéis dirigiros al papel de alfabetizar, educar.

En tu intervención en la Jornada Actualizat-e, en la que junto a José Antonio Magán presentasteis el resultado de la digitalización en GoogleBooks en la Universidad Complutense, comentaste que había bajado bastante ya el volumen inicial de digitalización de GoogleBooks

Pues eso ha cambiado, hemos renovado nuestra apuesta por continuar la digitalización. Creemos en el proyecto. Habíamos bajado el volumen de incorporación al proyecto de nuevas entidades fundamentalmente porque teníamos una lista de espera de casi de años para incorporar nuevas colecciones a los fondos. Pero ahora ya con la capacidad que tenemos incluso estamos buscando nuevas colecciones para evitar cualquier tipo de sesgo al mundo anglosajón, idioma, etcétera.

Nosotros seguimos con la frecuencia y el volumen de digitalización había permanecido, lo que había bajado el ritmo de incorporación de nuevas instituciones, entidades, colecciones porque teníamos una enorme lista.

En España ¿cuántos son aproximadamente?

En España tenemos dos grandes “partners”, La Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense y la Biblioteca de Cataluña. En la Biblioteca de Cataluña ya paramos la digitalización y con la Biblioteca de la Complutense continuamos digitalizando obras.

Y ¿en otras universidades?

Estamos abiertos a plantear la incorporación de otras bibliotecas universitarias, otras instituciones.

Y ¿la Biblioteca Nacional?

Estamos reabriendo contactos.

GooglePlay es una aplicación que funciona como una tienda de da acceso a un amplio mercado de libros electrónicos, películas, videos, etc… En este sentido, ¿trabajáis directamente con los autores y las editoriales?

Retomo lo que he dicho anteriormente, nosotros no trabajamos creando contenidos, ni los editamos, por lo tanto cualquier contenido que se distribuye a través de GooglePlay tiene que venir de los titulares de los derechos de esos contenidos que pueden ser autores o pueden ser editores. Y son ellos los que deciden colaborar con nosotros y poner en distribución sus obras a través de GooglePlay. Cuando digo poner en distribución o distribuir sus obras a través de GooglePlay puede ser a coste cero si ellos lo dicen o a través de un precio que tienen que pagar los usuarios por acceder a esos contenidos a los autores, editores y productores. GooglePlay no es más que una forma de distribución de cualquier tipo de contenidos y está abierta a cualquier titular de derechos de contenido digital para favorecer su visibilidad y su distribución global. GooglePlay funciona en 170 países.

¿Cuántos millones de libros puedes acceder en GooglePlay?

En GooglePlay puedes encontrar desde el último bestseller que se ha publicado, hasta libros publicados hace 20 o 30 años o libros autopublicados. Hay todo tipo de contenidos. Nuestro cometido es trabajar en la distribución, en la visibilidad de los contenidos, no tanto en contar si hay dos o tres millones. Nuestro trabajo es que se utilice GooglePlay para dar a conocer sus obras. Nos preocuparía tener mensajes de usuarios que no pueden encontrar algo en GooglePlay.

GooglePlay funciona a nivel de usuarios, pero, ¿está concebido también para trabajar para bibliotecas? ¿Y cómo colección electrónica de préstamo?

Estuvimos evaluando las diferentes opciones que había al principio y lo que decidimos es que, por la propia filosofía de Google, que está orientado al usuario final, era mucho mejor crear una tienda dirigida al usuario final, porque además, vimos que habíamos otros actores que ya hacían estas cosas: distribución hacia entidades o gestión de licencias de acceso digital, etc. Quizá lo que nosotros podíamos aportar era la distribución hacia el usuario.

Crees que Google seguirá los pasos de Amazon?

Amazon solo hace una cosa que es vender, la diferencia con Google es que nosotros hacemos muchas más cosas, también somos un buscador, somos un sistema operativo para teléfonos Android, tenemos dispositivos, también vendemos soluciones para el mundo empresarial, tenemos YouTube…Esa es la gran diferencia. Amazon solo vende en el mundo digital.

Google Académico utiliza toda la potencia de Google como buscador pero con contenidos en webs especializadas. Ha existido una época que desde sus resultados se podía acceder a un gran volumen de sus trabajos a texto completo, sobre todo al enlazar con plataformas sociales de redes académicas, y ahora estos accesos se han reducido ¿Cuál es la razón?

Como decíamos antes, esto no es una decisión de Google, es una decisión de los propietarios de cada contenido si lo quieren ofrecer en abierto, como ha sido tradicional en al ámbito académico “Open Web”, “Open Access”, etc. o lo quieren poner detrás de un muro de pago para los usuarios. No es una decisión nuestra, lo nuestro al fin y al cabo es un repositorio de contenidos pero no somos los propietarios y son los propietarios los que deciden qué tipo de acceso quieren dar a los usuarios. Y puede depender de un momento cambiante en tendencias. Que un material este en Internet no supone que este de libre acceso.

Desde este punto de vista, ¿podría considerar Google Académico en un futuro como un gran portal de acceso de pago a recursos a texto completo, los que ahora solo se referencian?

No, ya que Google es un buscador para localizar las cosas y GooglePlay un repositorio y a partir de ahí no somos nosotros los que decidimos si ponemos un muro de pago antes del acceso. Google Académico funciona más con la filosofía de buscador especializado o específico más que con la filosofía de una tienda de distribución. Se sigue trabajando en él como buscador.

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que obligaba al pago de un canon por reseña de prensa, hizo que Google Noticias cerrará en España en 2016 ¿no volverá a abrirse? ¿Qué tendría que cambiar? Algunos medios hablaron de que era más una decisión empresarial y que esa fue la razón de que no se peleará en medios judiciales, ¿es así?

Nosotros creíamos en ese momento que la Ley limitaba la forma en la que nosotros trabajamos. Google News no era más que una forma en la que los usuarios encontraran contenidos informativos de una manera mucho más sencilla. El objetivo era redirigir el tráfico de sus usuarios a los periódicos, que son las fuentes de información originales. Google News no generaba ni genera en ningún país ningún tipo de beneficio económico para Google por lo tanto el artículo 32.2 de la Reforma de la Propiedad intelectual creíamos que iba totalmente en contra de la filosofía de Google News y por eso decidimos cerrarlo en España, porque no se ajustaba al camino. No hay ninguna intención de abrirlo.

¿No hay ninguna intención de retomarlo?

No hay ninguna intención de abrirlo. Al equipo de Google España le costó mucho participar en la decisión de participar en la decisión de cerrar Google News en España. Especialmente porque había perjudicados por todos los lados, los usuarios claramente, todos los medios de comunicación porque iban a recibir menos tráfico del que tenían. Nos sigue costando mucho que el único país que no existe es España y es una espinita que tenemos grabada todos los empleados en esta oficina. Y nos gustaría muchísimo reabrir Google News en España pero desgraciadamente el marco jurídico no ha cambiado y sigue en vigor. Aunque la ley no se ha desarrollado. Pero no hay nada que nos gustaría más que volver abrir Google News si el marco jurídico cambiara.

Estos días se habla también del cierre del acortador de urls de Google. ¿Cuándo se producirá y cuáles han sido los motivos que han llevado a la compañía a adoptar esa decisión?

Es una herramienta tecnológica, cierra el acortador de urls porque a cambio se va a disponer de una nueva herramienta que va a facilitar mucho más todavía la gestión de urls, de forma más dinámica y útil para desarrolladores, webmaster, usuarios de internet. La tecnología avanza y se desarrolla con más funcionalidades. Todas las urls acortadas seguirán funcionando pero para las nuevas funcionalidades se crea esta nueva tecnología.

¿Nos puedes decir que nuevas herramientas va a lanzar Google?

Lo más novedoso y que ya está disponible es todo el tema del entorno de voz. Hemos pasado de acceder a Internet a través de ordenadores de mesa y teclados, de repente hace muy poquitos años aparecen teléfonos móviles que no tienen teclado, que son táctiles, y el próximo paso es el acceso con el entorno de voz, en el que ya no tienes que utilizar ni los dedos si no que tu voz interactúa con los dispositivos que tengas y accedes a contenidos, a Internet y a todo su mundo de contenidos. Ahora con solo decir “Ok Google”, “Hola, Google” podrás interactuar con todo el mundo de contenidos de Internet y todo el mundo tecnológico que nos rodea.

Este año estamos empezando con nuestro icono fijo en Google y cada vez interactuará con más dispositivos y entornos. Como paso con los teléfonos que cambiaron nuestra vida en muy poquito tiempo, igual va a pasar ahora en poco tiempo va a cambiar todo a nuestra interactuación a través de la voz. Si queréis traigo mi teléfono y lo vemos…

Así.. con la palabra mágica “Ok Google” y su teléfono Google nos quedamos charlando con Luis, viendo como a través de nuestra instrucciones en voz, su teléfono nos daba información, del tiempo… explicándonos como vamos a poder dar instrucciones en nuestra casa, en el coche (activando el navegador, la radio).

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree