La experiencia de los talleres de ALFIN para niños

Honorio Penadés
Bibliotecario. Universidad Carlos III de Madrid

clip64_sehablade-sherlock-big

«Cómo buscar en internet si eres un niño»

Con este nombre como gancho y el subtítulo de «pautas, consejos y trucos» el Museo de la Biblioteca Nacional convocó una actividad formativa para niños con sus padres, y me ofreció la oportunidad de descubrir la necesidad que hay en lo que podemos llamar el sistema educativo (formado por niños, padres y profesores) sobre el aprendizaje de esta herramienta de nuestra vida cotidiana.

La idea principal que quise transmitir a los asistentes es «hay un internet para cada cual, internet es para todos», sobre la evidencia de que los niños usan internet como fuente de información y la sospecha de que no siempre cuentan ni los niños ni los padres ni los profesores con la orientación necesaria para no despistarse. El mensaje estaba claro: en internet hay cosas interesantes para niños, para bomberos, para jardineros, para abuelos, para peluqueros… y cosas poco interesantes, o incluso inconvenientes para cualquiera de ellos.

A partir de la imagen de Sherlock Holmes (todos los niños reconocieron su silueta) tratamos de aprender de sus técnicas para no despistarse, para no perder las pistas en la búsqueda de una información, para saber atar cabos, y para esquivar aquello que nos hace «perder la pista».

Tras la imagen de Sherlock Holmes como «el que busca sin despistarse» a los niños les causó sorpresa, hasta risas, una metáfora para nosotros bien gastada: la fuente de información. La imagen de un caño de agua fresca en un parque del que todos pueden beber siempre que tengan la habilidad de abrir el grifo les resultó, literalmente, refrescante, además de darse cuenta de que «información» no son sólo «las noticias» o «cosas de los mayores» sino algo que les afecta y les interesa.

Leyendas urbanas sobre las capacidades innatas de los «nativos digitales» nos llevan a pensar que las generaciones que han nacido con internet y no tienen que leerse los manuales de los electrodomésticos saben evaluar la credibilidad de lo que ven en televisión o leen en internet o saben afinar las búsquedas o saben que no es Google todo lo que reluce. Y en muchos casos la irrupción de las TIC en el sistema educativo ha consistido en instalar ordenadores y pizarras digitales en las aulas, pero no me consta que se haya generalizado la tutorización de los alumnos mientras usan el ordenador para navegar, ni siquiera si éste se usa para encontrar información. Los que trabajamos con ALFIN en la biblioteca universitaria deberíamos saber más sobre cuáles son las habilidades informativas reales de los estudiantes que van a llegar a las universidades, y quizá, por qué no, implicarnos también en su formación.

Me planteé entonces el trabajo con niños de la manera más simple: una sola idea y varios ejemplos chulos. La idea ya la conté: hay un internet para cada cual. Los ejemplos no son nada que no conozcáis los profesionales, algunos trucos de búsqueda avanzada en Google, un par de webs interesantes y una encendida defensa de la Wikipedia. Los podéis ver en la presentación que la BNE colgó en Slideshare: «Cómo buscar en internet si eres un niño».

· Las oportunidades de internet

Hablemos ahora de educación, de competencias y de capacidades. Formo parte, en representación de REBIUN, del Grupo de Trabajo de ALFIN en el Ministerio de Cultura, que publica el portal ALFARED, y en mi biblioteca trabajo en ALFIN dentro del Equipo de Formación, pero a pesar de eso creo que aquí hablamos de Alfabetización Digital más que de Alfabetización Informacional. Y no voy a entrar en terminologías, pero sí a apoyarme en un concepto: alfabetización digital es la capacidad para usar las tecnologías de la información y la comunicación para encontrar, evaluar, crear y comunicar información mediante el uso tanto de habilidades técnicas como cognitivas, según la ALA-OITP (American Library Association Office for Information Technology Policy)

Me quedé en la primera de las capacidades que enumera este concepto, la de encontrar información en internet, y ofrecí al colegio de mis hijos una charla para profesores, que luego se convirtió en una clase para niños «Cómo buscar en internet si eres un niño de 4º de Primaria» que a su vez se convirtió en un taller para niños y padres en la BNE. Pero muchos de los padres asistentes me han preguntado ¿por qué no está esto en los colegios? ¿Puedes venir al colegio a contarlo? Y no, no puedo. Pero sí creo que es competencia de los bibliotecarios el ocupar este terreno, el de ofrecernos como profesionales de la información y ofrecer las bibliotecas públicas como los lugares más adecuados para pedir y para ofrecer ayuda en todo lo relativo a la búsqueda de información.

Hay una falta importante de información, de formación y de sensibilización sobre las oportunidades que ofrece internet como fuente de información a los niños, existe una laguna en la educación infantil sobre las posibilidades del uso de internet como medio de información, de comunicación y de disfrute, y aquí hay un hueco para el trabajo de las bibliotecas públicas, y desde luego para las bibliotecas escolares allí donde las hay.

· Los peligros de internet

Últimamente he visto muchas charlas y he leído muchos artículos, informes y documentos con recomendaciones sobre internet y los niños, internet y los jóvenes, muy particularmente sobre las redes sociales, que se centran de modo alarmante en los peligros que contienen los medios digitales. También he encontrado abundante información sobre el uso de las TIC en la educación, para educadores. Pero no mucha información destinada a los niños sobre cómo aprovechar la potencia de internet, o a los padres sobre cómo hacer para no perderse en el mundo de sus hijos. En este sentido, escuelas de padres como Superpadres.com, sitios como Chaval.es, contienen el tipo de orientación que he buscado, lo más parecido al portal Cyberwise.org sobre alfabetización digital.

En otra órbita sobre la relación entre los niños e internet se encuentran charlas como la que se ofreció a las pocas semanas de la mía, en el mismo colegio, dentro del Programa «Innov@mos» de prevención de riesgos derivados del uso inadecuado de las nuevas tecnologías, impulsado por la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid y dirigido a alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria y sus padres. Consistió en un agente de la Guardia Civil advirtiendo a padres de niños de 9 a 11 años sobre violaciones, abusos sexuales y secuestros de menores, además de las penas de cárcel a que se exponen los padres si sus hijos menores son los que cometen tales tropelías. La charla se enmarca en el III Plan Director para la Convivencia y la Mejora de la Seguridad Escolar donde se trata internet junto a asuntos como el acoso escolar, la violencia de género, las bandas violentas y el tráfico de drogas. Estos males de la sociedad existen y son graves, pero ¿es lo único que podemos contar en los colegios sobre internet?

Cuando me preguntan si son las redes sociales peligrosas para los jóvenes, si es internet peligroso para los niños, contesto «Sí, sin duda alguna. Tan peligroso como entrar a comer en un restaurante. Puedes morir intoxicado, o puedes salir alimentado. ¿Llevas a tus hijos a un restaurante de vez en cuando, no? Pues eso.»

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree