La colección de grabaciones sonoras musicales y de la palabra hablada de la Biblioteca Nacional de España

María Amparo Amat Tudurí y María Jesús López Lorenzo
Servicio de Registros Sonoros de la Biblioteca Nacional de España

La importante y rica colección de grabaciones sonoras de la Biblioteca Nacional de España es gestionada por el Servicio de Registros Sonoros, que con los Servicios de Partituras y de Audiovisuales constituyen el actual Departamento de Música y Audiovisuales. La colección de Registros Sonoros incluye grabaciones sonoras musicales y no musicales y de palabra hablada desde los históricos cilindros, discos perforados, discos de pizarra, vinilos, cintas magnéticas, hasta los actuales registros digitales que ingresan por Depósito Legal, compra y donación.

1Con el reconocimiento de la importancia de sus contenidos en el desarrollo de la información y el conocimiento en cualquier ámbito y especialmente en el de la música se considera que tienen un gran valor como fuente de investigación.
La gestión de los archivos sonoros supone un gran reto para los responsables de las colecciones patrimoniales porque tenemos que conservar tanto los soportes como los contenidos para las generaciones futuras. Nos encontramos con documentos en soportes y formatos muy distintos, condicionados por su fragilidad y el riesgo de perder los contenidos. Recogen la cultura en todos los ámbitos y la memoria histórica y popular del último tercio del siglo XIX, el siglo XX y el reciente siglo XXI, poco más de cien años ¿Qué significa tan corto periodo frente a los siglos de lo impreso? A las primeras grabaciones en cilindro de cera se les puede considerar los «incunables» de las grabaciones sonoras.
Ante los grandes avances tecnológicos en el sector, la dispersión de los archivos y la incógnita del futuro, tenemos que aunar esfuerzos las instituciones públicas y privadas, los coleccionistas, los especialistas o investigadores y las asociaciones. Debemos compartir experiencias, evitar duplicar esfuerzos, establecer estándares para fijar y transmitir estas colecciones.
La valoración de los archivos sonoros, independientes o formando parte de los fondos de bibliotecas especializadas, públicas o privadas, fue atestiguada con el manifiesto de la UNESCO sobre la salvaguarda y conservación de los archivos sonoros y audiovisuales, con el reconocimiento de la importancia de sus contenidos en el desarrollo de la información y el conocimiento en cualquier ámbito y especialmente en el de la música, en donde se ha aceptado como documentos musicales no sólo partituras, libros sobre música, algunas publicaciones periódicas e iconografía especializada, sino que también son así denominados los registros sonoros y audiovisuales en sus diferentes soportes que constituyen una gran parte del patrimonio cultural del último siglo(1) Las grabaciones sonoras musicales y no musicales siempre han sido productos muy populares y objeto de un próspero comercio, por lo que permiten conocer la realidad sociocultural de cada época, su folclore, tendencias y gustos musicales, la voz de sus literatos, políticos, científicos, humoristas, etc. y especialmente la de los intérpretes. Las empresas fonográficas y sus distintos sellos reproducen lo que la sociedad demanda y, por tanto, las grabaciones tienen un alto valor como fuente de investigación para sociólogos, antropólogos, etnógrafos, musicólogos, etc.
Los medios técnicos han evolucionado y mejorado la calidad de las grabaciones, desde los sistemas mecánicos analógicos hasta llegar a las grabaciones digitales actuales, tanto las producidas por las fonográficas como las grabaciones de campo, que en ocasiones, con muchos menos medios, han realizado investigadores y aficionados en diversas materias con un gran valor testimonial de las tradiciones, de la música y de todas las manifestaciones que pasaban de generación en generación a través de la memoria.
El Departamento de Música y Audiovisuales de la Biblioteca Nacional de España está formado por tres Servicios: Servicio de Partituras, Servicio de Registros Sonoros y Servicio de Audiovisuales, con colecciones diferenciadas por los formatos y soportes e interrelacionados por sus contenidos y en sus objetivos, con un director de Departamento y una sala de consulta común, la «Sala Barbieri». Esta nueva estructura fue una necesidad planteada por el aumento espectacular de nuestras colecciones históricas y modernas. En el 2006 el anterior Servicio de Partituras, Registros Sonoros y Audiovisuales se convirtió en el actual Departamento. En el Servicio de Registro Sonoros se integra la Sección de Archivo de la Palabra. Realiza las funciones propias de una biblioteca especializada con fondos patrimoniales, alrededor de 550.000 registros sonoros.
Los inicios de la colección se remontan a las órdenes y decretos de 1938 y 1942 de Depósito Legal y de Propiedad intelectual de Obras Fonográficas, que establecen como requisito previo e indispensable para que se lleve a cabo el reconocimiento de la propiedad intelectual «la obligación de depositar el disco en la Biblioteca Nacional». En 1943 llegan a la Sección de Música, procedentes de Vitoria, 99 cajas con 2.200 discos. En 1946 se amplía la «Discoteca» y en 1957 consigue su propia sede especializada y recibe en el Reglamento de 1957 el nombre de Sección de Música y Archivo de la Palabra Hablada(2) En 1958 amplía sus depósitos para albergar la Discoteca, se crea el Servicio de Reproducción de Sonido y se abre al público. En 1958 un equipo especializado del Depósito Legal cataloga los discos y partituras que entraban por esta procedencia para publicar sus fichas en el Boletín del Depósito Legal (1958-1968).
La colección del Archivo de la Palabra de la BNE recoge un rico conjunto de documentos sonoros no musicales que registran las voces de personalidades de nuestra cultura, conferencias, recitales poéticos, cursos de enseñanza de idiomas, entrevistas, material sonoro etnográfico, etc. Estas grabaciones recogidas y conservadas en una amplia variedad de soportes, ofrecen al investigador un gran valor informativo para la elaboración de estudios de cualquier época y, además contribuyen al conocimiento de la cultura hispánica de todos los tiempos(3).

· Gestión del ingreso: La gestión de los documentos sonoros se realiza en varias fases, que responden a los objetivos propios de la Biblioteca Nacional de España para salvaguardar el patrimonio cultural sonoro en todos los soportes, intentando ampliar y completar las colecciones y, además, describiéndolos para que se puedan difundir. La BNE emplea grandes recursos, tanto humanos como económicos, para fomentar el ingreso de las grabaciones sonoras producidas en España o en otros países, relacionadas con cualquier ámbito de la cultura española, en soportes históricos o actuales intentando completar las colecciones que ingresan por el cumplimiento del Depósito Legal, por compra, donación y canje.

· Depósito Legal: Se controlan los documentos que producen, independientes o formando parte de colecciones, los distintos productores fonográficos e instituciones públicas o privadas, que están obligados a hacer la entrega en las oficinas de Depósito Legal de las Comunidades. Actualmente con la nueva Ley de Depósito Legal de 2011 se ha producido un cambio importante, ahora es el editor el responsable de la entrega del documento fonográfico, lo que permite conservar todo lo que se edita en España aunque se produzca en otro país y evita la dispersión de los documentos en varios soportes. Los fondos procedentes de este ingreso dan origen a la colección más numerosa, alrededor del 90%, desde discos de pizarra, vinilos, cintas magnéticas hasta los digitales DAT, CD, Mp3….. Podemos considerar el Catálogo como el mejor escaparate de la producción comercial española.
La fabricación en soportes físicos está disminuyendo a favor de la autoedición vía Internet. Circunstancia conocida que ha supuesto la desaparición de muchas fonográficas o su absorción por multinacionales. Estamos inmersos en el cambio del Depósito Legal electrónico, lo que supone una nueva tarea para personal del Servicio de Sonoros, ya no solo la gestión de los soportes físicos analógicos y digitales sino también la recolección de las páginas y documentos que se editan en la red.

· Compra: Se gestiona la adquisición de colecciones editadas por sellos extranjeros, principalmente las obras de compositores e intérpretes, además de las voces de políticos, escritores, etc. que se editen fuera de España.
Se compran grabaciones de carácter histórico anteriores a la Ley de Depósito Legal de 1958 que poseen coleccionistas, anticuarios o que forman parte de los archivos personales de autores o intérpretes que ingresan en el Departamento. Se pueden consultar en Internet http://www.bne.es/es/Catalogos/ArchivosPersonales.
2Las últimas compras en la BNE han sido colecciones de cilindros de cera, de discos perforados ARISTON, ARIOSA y HEROPHON, Rollos de pianola, discos de 78 rpm y vinilos. Además en el último año se ha inaugurado en la Sala Barbieri del Departamento dos vitrinas con la magnífica colección de aparatos reproductores de grabaciones históricas: Fonografos, Symphonio, Polyphon, Aristón, Organete y Gramófonos, imprescindibles para la reproducción de los contenidos. 

· Donación: Además del ingreso por Depósito Legal, la Biblioteca tiene que tratar de conseguir toda la producción sonora relacionada con la cultura española. Estamos realizando campañas para fomentar el donativo de archivos sonoros, reunidos por particulares en el desarrollo de su trabajo de investigación, relacionado con la música, la literatura, folclore, o cualquier otra manifestación que quede recogida en este tipo de soportes. En los últimos años por esta vía han ingresado colecciones muy importantes en todo tipo de soportes. Entre ellas podemos destacar la colección de vinilos de Germán Coppini, Fernández Cid, Antonio Iglesias, etc. y de cintas abiertas fruto del trabajo de campo del etnomusicólogo Ramón Pelinski. En otros casos por no ser conscientes los propietarios de la riqueza de sus fondos, otras por cuestiones económicas o por simple desconocimiento, se pierden documentos de gran interés cultural, que desaparecen con sus propietarios o se dispersan entre sus herederos. Intentamos concienciar a los españoles de la importancia de depositar sus colecciones, especialmente las que no ingresan por depósito legal. 

· Canje: Igualmente este ingreso es escaso, no editamos documentos sonoros en la BNE, que podamos intercambiar y solo se reciben algunas grabaciones de las instituciones con las que se tiene establecido el acuerdo de canje de publicaciones en todos los soportes, entre ellas el Conservatorio de Música de Madrid, la Fonoteca de Cataluña, Eresbil y el Centro de Documentación Musical de Andalucía, principalmente.

· Gestión de preservación y conservación
Uno de los objetivos primordiales del Servicio es intentar la perpetuidad de los soportes, contenidos y los reproductores que permitan acceder a ellos. Como miembros de la IASA (Asociación internacional de archivos sonoros y audiovisuales) seguimos las recomendaciones, recogidas en los documentos técnicos citados anteriormente, sobre la ética profesional de los responsables: Principios fundamentales éticos de la profesión, TC03 (1997) reeditado en 2001, 2003, 2005 y para evitar el deterioro y pérdida de este patrimonio: Guidelines on the production and preservation of digital audio objects, TC04 (2004) un documento de trabajo que, en su segunda edición (2009) indica las medidas y procedimientos que se deben utilizar. Dedica gran importancia a los sistemas de reproducción de los variados soportes analógicos a digitales, los metadatos y los sistemas digitales de almacenamiento masivo. Traducido al español en 2011 por Enric Giné Guix, editado por AEDOM: Directrices para la producción y preservación de objetos digitales de audio : IASA-TC04.
Siguiendo las pautas indicadas, intentamos que todas las colecciones tengan el tratamiento específico necesario. Las colecciones ingresadas en soportes históricos se someten a su limpieza y colocación en cajas de conservación adecuadas a cada soporte, siempre asesorados por los técnicos de sonido y los especialistas del Área de Preservación y Conservación. Los depósitos están preparados para que las condiciones de temperatura, humedad y colocación sean idóneas para estos documentos sonoros y audiovisuales.

3Las cajas, fundas o carpetas originales se restauran o se cambian en función de su estado físico. Una vez preparadas se guardan en los depósitos siguiendo los criterios establecidos para el tratamiento técnico de los distintos soportes: por años, materias o géneros, editoriales, etc.. Tenemos varias signaturas topográficas tipo currens que nos permitan su localización en los depósitos: CL = Cilindros, Ds = Discos de pizarra y vinilos de varios tamaños,
Ariosa, Aristón, Herophon y Symphonio (en cajas de 15 a 25 discos), Rp = Rollos de pianola, CHM = Carretes de Hilo Magnético, Cs = Casetes, Dc y DCV = CDs, APCS = Archivo de la palabra de la institución, APDS= Archivo de la palabra comercial. El tejuelado y colocación corresponde a los auxiliares de bibliotecas que son los encargados de proporcionar los documentos a los usuarios de la Sala Barbieri, para consulta directa, exposiciones, etc.
En relación a la preservación del contenido, las grabaciones analógicas se comenzaron a digitalizar desde los años 90 (con el paso a CD y cinta DAT de los discos de pizarra recogidos en el catálogo «Los discos de 78 rpm. de la Biblioteca Nacional»). Posteriormente se ha seguido digitalizando los documentos históricos desde la cabina de sonido situada en la Sala Barbieri. Recientemente se ha digitalizado una parte de la colección de casetes, como medida de preservación, por ser uno de los soportes más frágiles.

· Gestión del tratamiento técnico de colecciones
Para la descripción bibliográfica se siguen las Normas de Catalogación de materiales sonoros musicales y no musicales, las ISBD consolidadas y el formato MARC21 para la descripción en la base de datos. Actualmente formamos parte del grupo de trabajo dedicado al estudio de RDA, integrado por profesionales del proceso técnico de todos los materiales que la biblioteca almacena. La investigación para identificar y datar los documentos requiere un gran esfuerzo ante la escasez de datos, del rigor científico en ocasiones y de la falta de fuentes de información necesarias para tratar la peculiaridad de los distintos formatos.
Se han implementado campos del formato MARC21 que corresponden al uso de la normativa RDA y FRBR. 
Paralelamente a la descripción bibliográficas, se crean los archivos de autoridades de autor/título/materia/género-forma que facilitan la búsqueda de los usuarios(4)

· Colección por soportes

> Cilindros:
La colección actual está formada por 509 piezas, que han sido colocadas en cajas individuales de conservación que garantizan la óptima preservación de contenidos y de
Servicio de Registros Sonoros de la BNE envases originales. Estos documentos ingresaron por compra. Las grabaciones en cilindro conservadas en la BNE están datadas entre 1897 y 1929. En su mayoría, son grabaciones comerciales de fabricantes españoles de 1897 y hasta 1904, aproximadamente. Proceden de diferentes coleccionistas. Su calidad es desigual, pero tienen un indudable valor histórico.
4Predominan las grabaciones musicales y, entre ellas, las de voz y piano (o guitarra, en el caso de la música popular española). En el apartado de música instrumental, tiene singular presencia la música de banda. Los géneros más ampliamente representados son la ópera y la zarzuela. En música popular, destaca por cantidad el flamenco, con un total de 26 cilindros, nueve de ellos grabados por el famosísimo Manuel Pozo, el Mochuelo. También hay grabaciones de Encarnación Santisteban (la Rubia), Maruja la Trianera, el Ciego Acosta, Canario Chico, Dolores la Gitana, y otros. A continuación, es importante el apartado de jotas, con intérpretes como el ya mencionado Manuel Pozo, Balbino Orensanz o Blas Mora. Entre las grabaciones sonoras no musicales destacan los 25 cilindros sonoros de un curso de español dirigido a hablantes de lengua inglesa, realizado en 1905, monólogos, chistes, etc.
> Discos Perforados:

Esta colección cuenta con 137 discos perforados (Ariston, Herophon, Ariosa y Simphonios), todos ellos fabricados entre 1880 y 1900 y que pueden escucharse en sus respectivos reproductores en el Museo de la Biblioteca. Los discos de cartón Aristón y Herophon fueron digitalizados por la empresa Tecnilógica y se pueden oír a través de la BDH. Contienen partes de zarzuelas, valses y fragmentos de obras.

> Rollos de Pianola:
Colección integrada por 5.722 rollos. Se inició en 1990 con la compra de 550 rollos y una pianola Srterling de 1918. Los rollos de pianola ingresaron a través de compra y donativo y está pendiente comenzar con su digitalización. Predominan las obras de música de los géneros más demandados desde finales del siglo XIX hasta los años 30 del XX: fragmentos de zarzuelas, operas, sinfonías, obras instrumentales, tangos, cuplés, etc. producidos en España por las casas Victoria, Diana, Princesa, etc. y de otros países Aeolian, Pleyel, etc. En breve se comenzará la digitalización de esta histórica colección.5
> Discos de Pizarra o de 78 rpm:
La colección de discos de pizarra está formada por más de 21.000 unidades de distintos sellos discográficos españoles y extranjeros. Una gran parte de la colección ya está digitalizada y se puede consultar en streaming a través de la Biblioteca Digital. 6Fueron los primeros soportes ingresados en cumplimiento del citado decreto de 13 de octubre de 1938, que por primera vez legisla la entrega, por parte del productor, de «obras musicales y piezas de gramófono» a la Biblioteca Nacional. La Orden Ministerial de 1 de diciembre de 1942, desarrolla el Decreto, en ella se establece como requisito previo e indispensable para que se lleve a cabo el reconocimiento de la propiedad intelectual la obligación de depositar el disco en la disco en la Biblioteca Nacional. En 1988 se publicó el «Catálogo de discos de 78 rpm. en la Biblioteca Nacional» con 6.507 registros bibliográficos correspondientes a los ingresos anteriores a la ley de 1957 integrados en la base de datos en 1999 mayoritariamente de las casas discográficas Odeon, Columbia, Phillips y sellos Decca, La voz de su Amou, Regal con obras de todos los géneros y formas musicales.
La colección de discos de pizarra de Archivo de la palabra se inició con los discos que se recibieron del Centro de Estudios Históricos, que dirigía Menéndez Pidal, que registran las voces de Niceto Alcalá Zamora, Azorín, Juan Ramón Jiménez, Pío Baroja y Santiago Ramón y Cajal, entre otras personalidades españolas, recogidas por Tomás Navarro Tomás entre los años 1931 y 1933.
> Hilo magnético:
La BNE cuenta con un aparato reproductor para este tipo de soporte y una pequeña colección de 11 grabaciones. Son arengas político- militares tanto del bando republicano como del nacional. Contamos en este soporte con la voz de Dolores Ibarruri «la pasionaria», Lluis Companys, etc. Se pueden consultar en BDH.
> Cintas magnetofónicas:
– Cinta abierta, soporte en el que se conservan las primeras grabaciones de los actos culturales celebrados en la Biblioteca Nacional.
– Cartucho, 3.060 cintas que contienen en su mayoría música ligera de los años sesenta y setenta.
– Casetes, fue junto al vinilo el sistema más popular de grabación y comercialización del sonido, por lo que una parte importante de su edición comercial se corresponde con otra idéntica en disco de vinilo. La colección de la BNE es de unos 130.000 casetes de todos los géneros musicales y de archivo de la palabra.
> Discos de vinilo:
La colección de discos de vinilo es la más voluminosa entre todas las de sonido grabado. Actualmente está constituida por unos 250.000 documentos, en su mayoría ediciones comerciales de conocidas casas discográficas. En esta colección fonográfica están representados todos los géneros musicales, desde los años 50 ya que se ha recibido gracias a la Ley de Depósito Legal de 1958. En palabra hablada destaca la colección con las voces de los escritores españoles e hispanoamericanos.
La colección de discos de vinilo de 45 rpm.) y 33 1/3 rpm es la más numerosa y está formada por la producción fonográfica española de todos los géneros depositada en la BNE por D.L. desde sus inicios en la década de los años 50. Fue la primera colección catalogada en formato IBERMAC iniciada en 1981 para ser integrada en la base de datos de la BNE. Debido al gran volumen de ingresos y la escasez de personal quedan por catalogar un gran número de ejemplares solo controlados en el libro de registro. Para permitir su visibilidad se inició una descripción retrospectiva en nivel abreviada que paulatinamente intentamos ampliar con notas y puntos de acceso relacionados, gracias a la colaboración del personal externo contratado por empresas especializadas mediante concurso público.
> Cintas Digitales (cintas dat):
Es un soporte utilizado principalmente como medio de digitalización, conservación y difusión de grabaciones realizadas originalmente por procedimientos analógicos. En este soporte se grabaron los actos culturales de la institución durante los años 90 y se utilizaron como copia de preservación de los soportes analógicos.
> Discos Compactos:
El nuevo soporte digital CD-Audio está aún vigente en el mercado y desplazó completamente en la década de 1990 a la casete y al disco de vinilo. La colección ha ingresado mayoritariamente por Depósito Legal y supera en la actualidad los 160.000 volúmenes.
> El Archivo de la palabra o Registros sonoros no musicales:
La colección de Archivo de la palabra era la gran desconocida, dentro de los documentos sonoros. Su gran valor histórico está haciendo de ella una importante fuente de consulta para los investigadores. La colección que forma parte del Servicio de Sonoros, se divide en tres grandes grupos en función de la forma de ingreso de sus materiales: por un lado el Archivo de la Palabra comercial formado por las grabaciones editadas comercialmente y que ingresan por depósito legal, compra y donativo desde los años 30; por otro lado, el Archivo de la Palabra institucional, que reúne las grabaciones que ha generado y genera la Biblioteca a través de sus propios actos culturales y por último, la colección que ingresa por donación que no está editada comercialmente como la del etnomusicólogo Ramón Pelinski. En todos los soportes documentales, antes mencionados, encontramos testimonios de grabaciones sonoras no musicales clara muestra de enorme riqueza de la colección(5)
· Gestión de la Difusión
La difusión es el objetivo principal que debemos gestionar, pues ¿para qué sirven todos los esfuerzos que realizamos si no le llegan los resultados al usuario? Tenemos que aprovechar los medios que las nuevas tecnologías nos ofrecen y servir de puente entre los especialistas (musicólogos, sociólogos, antropólogos, historiadores, etc.) los bibliotecarios, documentalistas y archiveros que propicien el diálogo entre proyectos de investigación y profesionales de la documentación.
Intentamos fomentar la consulta presencial en la Sala Barbieri con una importante colección de obras de referencia relacionadas con nuestros fondos, cuatro cabinas de audición y visionado y un servicio de reproducción de grabaciones. Organizamos sesiones de formación de usuarios y formación especializada dirigida a profesionales de otras bibliotecas, profesores, alumnos de universidad a través de convenios. Realizamos tareas de formación en gestión y proceso técnico con alumnos y profesionales de la BNE y de otras bibliotecas y universidades, a través de convenios.

7Participamos en Congresos Nacionales e Internacionales, Jornadas, Seminarios, etc.: IFLA, IASA, AEDOM, SEDIC, etc. como representantes en los Comités o presentando ponencias sobre nuestras colecciones. Cómo miembros de la Comisión de Sonoros de la Asociación de Documentación Musical (AEDOM), se ha colaborado en el proyecto que ha permitido la puesta en marcha de la base de datos MATRIZ que pretende recopilar la información de los catálogos discográficos de registros sonoros antiguos existentes en las instituciones públicas españolas . http://www.aedom.org/matriz
Desde el año 2011 se celebran anualmente las Jornadas conmemorativas del Día Internacional del Patrimonio Nacional, declarado por la UNESCO el 27 de octubre, organizadas por los Servicios de Registros Sonoros y de Audiovisuales. La Jornadas se articulan en dos o tres mesas redondas en las que intervienen especialistas de la BNE y de otras instituciones, profesionales de Radio, profesores universitarios, investigadores y coleccionistas. Está previsto que desde el pasado año, se editen las actas de las Jornadas en formato digital.

Se organiza y participa en exposiones, «Raquel Meller» «Colección de discos de Archivo de la Palabra» «El Jazz» «La Copla» y se presentan los documentos para exposiciones externas.

· Difusión de la Colección a través del catálogo de la BNE
En el catálogo automatizado de la BNE se pueden consultar 341.211 registros bibliográficos.
Cilindros de cera: 457
Discos perforados: 149
Rollos de pianola: 5.558
Cartuchos: 3.134
Discos de gramófono (78 rpm): 18.968
Discos de vinilo: 89.000
Cintas abiertas: 330 Cassetes: 107.014
Cintas DAT: 282
CDs: 153.513

· Difusión presencial de la colección a través de la Sala Barbieri(6) Los datos de consultas del conjunto de documentos audiovisuales, desglosados por tipos generales de documentos.10
En la sala Barbieri, contamos con 4 puestos de audio y video para la reproducción de los documentos audiovisuales., dirigido por el técnico desde la cabina de sonido.
Se realizan grabaciones a usuarios y a otras instituciones. En el primer cuatrimestre de 2015 se han atendido un total de 128 peticiones, respondiendo a solicitudes de usuarios, préstamo Interbibliotecario y peticiones internas. La distribución refleja una mayor demanda de soportes sonoros.
11

· Difusión de la Colección a través de la web de la BNE:
Biblioteca Digital Hispánica, Twiter, Blog, Facebook….
Desde 2011 gracias a la financiación de Telefónica se digitalizaron y se ha permitido la difusión en streaming desde la Biblioteca Digital Hispánica, agrupados en listas de reproducciones destacadas (soportes, géneros y formas musicales y grabaciones sonoras no musicales). Gracias a la colaboración del personal de todos los departamentos implicados (Automatización, Digitalización, Conservación y Preservación etc.) la colección histórica de cilindros, discos perforados, discos de 78 rpm. (Pizarra) e hilos magnéticos, que hoy esta accesible a los usuarios virtuales asciende a 16.158 documentos(7).

Gran parte de los catálogos fonográficos integrados en la Base de Datos MATRIZ, se pueden consultar a través de la Biblioteca Digital Hispánica.

Para más información sobre las colecciones visitar la página web, aunque está en proceso de revisión.

http://www.bne.es/es/Colecciones/GrabacionesSonoras.

http://www.bne.es/es/Colecciones/ArchivoPalabra/

María Amparo Amat Tuduri. Jefe del Servicio de Registros sonoros de la BNE

 María Jesús Lopez Lorenzo. Jefe de Sección de Archivo de la palabra de la BNE 

Notas   [ + ]

1. Acta de la Unesco. Preservar nuestro patrimonio audiovisual: 30 de octubre de 2004, supone una referencia a las declaraciones planteadas en el año 2003 en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural y Material, en la Memoria del Mundo: Directrices para las Salvaguardias del Patrimonio Documental (2002) y en la Recomendación Sobre la Salvaguarda y la Conservación de las Imágenes en movimiento (1980)
2. NIÑO MÁS, Mª I. (1996). «Breve reseña histórica de la sección de la Sección de Música y Archivo de la Palabra Hablada». Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos. 73, 133-157
3. AMAT TUDURI, Mª A. Y LÓPEZ LORENZO, Mª. J. «La gestión y la difusión de la colección de grabaciones sonoras musicales y de palabra hablada dela Biblioteca Nacional de España». En: Congreso Internacional de patrimonio inmaterial, sonoro y audiovisual, Bilbao, 13-15 de octubre de 2010. [En prensa]
4. Para la descripción bibliográfica se siguen las Normas españolas de Catalogación (1999); IASA Cataloguing rules (1999) / Regla de Catalogación de la IASA (2005); ISBD consolidadas y Formato MARC21
5. LÓPEZ LORENZO, M. J. (2015) «Archivando la palabra». En: Actas de las 7 Jornadas Archivando: La nueva gestión de los archivos, León, 6-7 de noviembre de 2014. León: Fundación Sierra-Pambley, 49-68.
6. Datos facilitados por Ana González Vázquez, Jefe de Sección de la Sala Barbieri
7. AMAT TUDURI, Mª. A., HERNÁNDEZ MUÑIZ, C. Y LÓPEZ LORENZO, Mª. J. (2012) «Servicio de Registros sonoros: proyecto de digitalización», Boletín ANABAD. 62 (4), 247-255
HERNÁNDEZ MUÑIZ, C. (2011). «Los registros sonoros en la Biblioteca Digital Hispánica». En: Boletín DM, año 15, (58-60)
GOSÁLVEZ LARA, José Carlos. (2012) «El Departamento de Música y Audiovisuales de la Biblioteca Nacional de España». Boletín de la SEDIC. En.-marzo [Fecha de consulta: 16 de julio de 2014]. Disponible en el documento web:
https://www.sedic.es/p_boetinclip63_centrosenmarcha.asp
Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree