La Biblioteca y Archivo Histórico del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid

José Mario Barabino Ballesteros
Director de la Biblioteca y del Archivo Histórico del ICAM

Decía Charo García Paredes —anterior directora de la Biblioteca del ICAM— en un artículo publicado en Mi Biblioteca en 2013, que «Las bibliotecas jurídicas constituyen un sector altamente especializado dentro del mundo bibliotecario, y las bibliotecas de los colegios de abogados son quizá las grandes desconocidas dentro de este sector. Su carácter privado determina este hecho, al no estar abiertas al resto de la sociedad —son los miembros de los colegios, los colegiados sus usuarios por definición, si bien, por lo general, abren sus puertas también al resto del mundo judicial: jueces, magistrados, etc.—»(1). La alta especialización es una de las principales características de estas bibliotecas.

Patio de la Biblioteca

La naturaleza jurídica de estas corporaciones, concretada en el artículo 1º de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, sobre Colegios Profesionales, establece que «Los Colegios Profesionales son Corporaciones de derecho público, amparadas por la Ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines». Esta situación provoca a veces cierta incomprensión respecto a su naturaleza jurídica: «Son personas jurídicas que adoptan forma asociativa, creadas, no por un pacto, sino por una ley que determina sus fines, estructura y funcionamiento. A pesar de su denominación, están sujetas al Derecho privado, si bien en algunos aspectos pueden quedar sujetas al Derecho Administrativo, ya que sus titulares pueden desempeñar, por atribución del Ordenamiento o delegación expresa de la Administración, ciertas facultades de orden administrativo sobre sus propios miembros. Defienden los intereses, económicos o profesionales, de sus miembros. Se sostienen con las aportaciones, cuotas y derramas de sus miembros, que no tienen carácter de exacciones públicas»(2). La actividad principal delegada por la Administración es la gestión del Turno de Oficio(3) y la Asistencia Letrada al Detenido, en virtud de la Ley de Asistencia jurídica Gratuita(4).

Biblioteca del ICAM en el Palacio de Justicia, 1927

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid se rige por sus Estatutos aprobados por la Junta General Extraordinaria de 19 de julio de 2006, publicados en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid núm. 222 de 18 de Septiembre de 2007, por resolución de 31 de julio de 2007, de la Dirección General de Política Interior y Cooperación con el Estado. Al frente de la Corporación se encuentra la Junta de Gobierno compuesta por un Decano, diez Diputados, un Tesorero, un Bibliotecario y un Secretario, elegidos todos ellos en votación directa y secreta, por un mandato de cinco años. Es de destacar la existencia en las Juntas de Gobierno del Diputado Bibliotecario, figura incorporada a las mismas a partir de los Estatutos de 1948, con una finalidad específica, fijada en el artículo 26.4 de los estatutos vigentes: «Corresponderá al Bibliotecario cuidar de la Biblioteca, proponer a la Junta de Gobierno su organización, formar y llevar el Catálogo de la misma y proponer a la Junta de Gobierno la adquisición de las obras que considere procedentes a los fines corporativos». Es de destacar la importancia que en su momento se entendió que debía tener la Biblioteca como para incluir dentro de las Juntas de Gobierno a un diputado con una misión tan específica.

Orígenes

La Biblioteca del ICAM se crea en 1852 por iniciativa del entonces decano del Colegio, Manuel Cortina y Arenzana, que en agosto de 1851 propuso a la Junta de Gobierno crear un «Casino de los Jurisconsultos», como lugar de reunión de los colegiados, y donde «hallasen lo necesario para su mayor instrucción»(5). Un año después, gracias en parte a las donaciones de los propios colegiados, a los miembros de la Junta de Gobierno, a las ayudas de la Corona y de la Administración de la época, nace la Biblioteca del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, en un local alquilado de la calle Concepción Jerónima, número 7: «La fundación de una Biblioteca era una empresa superior a las fuerzas del Colegio; pero sus individuos no podían negarse á cualquier sacrificio que se les exigiese con este objeto. Ni aún se concibe una corporación facultativa sin libros; y la imposibilidad de que cuantos la componen tuviesen los que el ejercicio de la profesión requiere, hacía doblemente necesario que se adquirieran en común, y donde por todos pudieran ser utilizados»(6). Esta idea expresada entonces por Cortina, en 1852, sigue siendo la exigencia a la que la Biblioteca de este Ilustre Colegio se somete, desde entonces, todos los días: ser una herramienta fundamental para la formación de los abogados y abogadas en el desempeño de su profesión.

Catalogo de 1852

Con un fondo de 2.261 libros iniciará su andadura la Biblioteca de la Corporación madrileña. Ignacio Miquel y Rubert —fundador de la Revista general de jurisprudencia y legislación, junto con José Reus, en 1853—, será su primer bibliotecario. Personajes como Mariano Muñoz Rivero, Eugenio de Lostau, Francisco Rocher Jordá, o José Tudela de la Orden, desarrollarán su actividad como bibliotecarios desde finales del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, en las distintas localizaciones que en el tiempo tendrá el Colegio de Madrid: Concepción Jerónima, Carrera de San Jerónimo, Salesas Reales —donde la Biblioteca permaneció más de 70 años—. En la actualidad, desde 1996, el Colegio y la Biblioteca se encuentran ubicados en Serrano 9, en la Casa-Palacio del Marqués de Portazgo —edificio construido por Joaquín Saldaña en 1908—.

Colecciones bibliográficas y recursos de información de la Biblioteca del ICAM

Como hemos comentado anteriormente la Biblioteca del ICAM se forma con un catálogo inicial de 2.261 obras. A finales del siglo XIX, en el catálogo elaborado por Muñoz Rivero y publicado en 1889, aparecen ya 16.811 volúmenes. En 1958 el Oficial Mayor de Biblioteca Lostau, habla ya de más de 30.000. Hoy se guardan en los depósitos de la Biblioteca, 113.685 volúmenes, y su catálogo posee 171.974 referencias. Para gestionar estas colecciones, la Biblioteca se informatizará en 1992, con el SIGB Absys, y en 2013 inaugurará su biblioteca electrónica. En la actualidad, para la gestión tanto de las colecciones en papel como del fondo digital, la Biblioteca utiliza el SIGB Odilo https://icam.odilotk.es/opac

Zona de lectura aneja al patio

Los fondos se organizan en tres grandes bloques siguiendo un criterio cronológico:

  • Fondo Antiguo: obras publicadas desde la segunda mitad del siglo XV hasta 1940. Dentro de este fondo también se incluyen algunos manuscritos. De entre ellos destaca de manera singular una copia manuscrita del Ordenamiento de Montalvo, las Ordenanzas Reales de Castilla, compiladas por el doctor Alonso Díaz de Montalvo entre 1480 y 1485, verdadera joya de esta Biblioteca. Solo existe otro ejemplar manuscrito de época de este ordenamiento, que se encuentra en la biblioteca del Real Monasterio de El Escorial.
    Bibliografía jurídica del los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, más de 22.000 volúmenes en total, además de una serie de obras de materias diversas de amplia temática: ciencias naturales, matemáticas, historia, filosofía, literatura, etc.
  • Fondo contemporáneo: incluye obras publicadas entre 1941 y 1978. Son colecciones de eminente carácter jurídico, más de 37.000 volúmenes, publicadas hasta la promulgación de la Constitución.
  • Fondo Actual: está compuesto por obras publicadas desde 1979 hasta la actualidad. Es la colección «viva» de la Biblioteca, donde se encuentran las obras en préstamo de la Biblioteca, la «sección circulante». Se incluyen también dentro de este fondo, la colección de publicaciones periódicas. En la actualidad la Biblioteca posee 290 revistas jurídicas, de las cuales 153 son colecciones cerradas en papel, y el resto en soporte electrónico.

Independientemente de los fondos de libros y revistas en papel, la Biblioteca posee un catálogo de 3.500 libros en soporte digital, y cuenta además con otros recursos de información como las principales bases de datos jurídicas existentes en el mercado, y otros servicios como reprografía, Wifi, o salas de ordenadores para consulta de BBDD, fondos electrónicos y para trabajar con ellos. Cuenta también con una sala multimedia para impartir formación.

Depósito del Fondo Actual

Una Biblioteca del siglo XXI

La oferta de servicios de la Biblioteca del ICAM incorpora tanto servicios de carácter bibliotecario como de carácter jurídico, determinado en definitiva la forma de organización de la Biblioteca. Está estructurada en la actualidad, en cuatro grandes áreas de actividad, denominadas unidades técnicas:

  • La Unidad Técnica Bibliotecaria: se ocupa de la gestión propiamente bibliotecaria, llevando a cabo todo el proceso —o cadena— documental, desde la adquisición de los libros, hasta su puesta a disposición de los colegiados/as. Actividades como la catalogación, clasificación o indización son llevadas a cabo por esta unidad. Gestiona también el servicio de Préstamo, proporciona información bibliográfica, mantiene y gestiona, en definitiva, el fondo bibliográfico. El personal de la unidad es de perfil bibliotecario.
  • La Unidad Técnica Jurídica: formada por abogados/as en ejercicio, atiende el servicio de Consultas Procesales, al que acuden los colegiados para plantear consultas en las distintas ramas del derecho, de las que obtienen una orientación no vinculante. Elaboran también análisis jurídicos sobre disposiciones legales, monográficos e informes que luego se publican en la revista colegial Otrosí, o en su versión en la web, Otrosí.Net https://www.otrosi.net/
  • La Unidad Técnica del Servicio de información Jurídica Documental: tiene como objetivo dar respuestas a consultas de carácter jurídico pero con un perfil documental. Realizan búsquedas bajo petición, de jurisprudencia, legislación y doctrina jurídica. El servicio está atendido también por abogados/as, y proporcionan los documentos a los solicitantes.

Donación Decano Luis Martí Mingarro

  • La Unidad Técnica Archivística: la Biblioteca del ICAM tiene entre sus competencias, gestionar el Archivo Histórico del ICAM. Dado que la institución se creó en las postrimerías de reinado de Felipe II —en 1595—, la documentación más antigua guardada en el Archivo Histórico del ICAM son las Constituciones fundacionales de la Congregación de los Abogados de la Corte aprobadas por Real Provisión de 15 de julio de 1595. Las primeras disposiciones para regular el funcionamiento del Archivo son de 1706, y posteriormente se recogerán de forma estatutaria en los estatutos del Colegio de 1732.https://patrimoniodocumental.icam.es/ en el que se puede consultar casi 900.000 objetos digitales, que son recolectados por Hispana, y cuyo fin último es integrarse en la biblioteca digital europea, Europeana. Al frente de la unidad se encuentra un archivero.
  • Libros de incorporaciones, expedientes de limpieza de sangre, expedientes de colegiación, libros de actas de Juntas de Gobierno, patronatos, montepíos, son algunas de las series documentales que constituyen el importante patrimonio documental que explica la historia de la corporación madrileña a lo largo de más de cuatrocientos años. Toda esta documentación ha sido digitalizada durante los últimos años, y se ha integrado en un repositorio de acceso abierto al que se puede acceder a través de la página de la Biblioteca https://biblioteca.icam.es/ o directamente en:

La Biblioteca del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid es una biblioteca viva, en la que ingresan cada año en torno a 2.000 obras nuevas. Con más de 20.000 préstamos anuales, prácticamente al 50% entre papel y libros electrónicos, es valorada como uno de los mejores servicios que ofrece el ICAM a sus miembros. En la actualidad nos hallamos inmersos en un proceso de transformación para redefinir nuestros servicios y reorientarlos hacia un tratamiento de la información desde la perspectiva de la gestión del conocimiento. El Colegio de Abogados de Madrid es el colegio de abogados más grande de España (77.000 colegiados) y el de mayor tamaño de Europa. Esto plantea una exigencia de calidad —independientemente de la certificación UNE EN ISO 90001 que también posee la biblioteca—, que nos obliga, en la línea enunciada por Cortina, a la hora de procurar el apoyo al desarrollo profesional de los Colegiados y Colegiadas del ICAM.

Notas   [ + ]

1. GARCÍA PAREDES, Charo: La Biblioteca del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Mi Biblioteca, año IX, núm. 34, verano 2013, p.81.
2. Corporaciones de derecho público. Enciclopedia jurídica. Visto en: http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/corporaciones-de-derecho-publico/corporaciones-de-derecho-publico.htm
3. Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita. BOE de 12 de enero de 1996. Vigencia desde 12 de julio de 1996. Revisión vigente desde 01 de Octubre de 2018
4. Reconocida por el artículo 17.3 de la Constitución Española y el artículo 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
5. Acta de la Junta de Gobierno de 3 de agosto de 1851. Libro 10, 08-10-1846 a 23-10-1853. AHICAM 2.1.1.10
6. CORTINA, Manuel: Memoria leída por el Excmo. Sr. D. Manuel Cortina, Decano del Colegio de Abogados de Madrid, en la Junta general celebrada el día 5 de diciembre de 1852. Madrid: Imprenta Nacional, 1852, p. 6.
Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.