La relevancia de la información geográfica en el contexto actual. Retos y oportunidades

clip65-confirma

Javier Martínez Vega Científico del Instituto de Economía, Geografía y Demografía, CSIC. Presidente del Grupo de Tecnologías de la Información Geográfica (AGE)

Como consecuencia de los recientes avances en la denominada sociedad del conocimiento, de la directiva europea 2007/2/CEE (Infraestructure for Spatial Information in Europe, INSPIRE) y de la Ley 14/2010, de 5 de julio, sobre las infraestructuras y los servicios de información geográfica en España (LISIGE), que transpone al ordenamiento jurídico español la Directiva INSPIRE, existe abundante información geográfica, disponible para un variado y numeroso colectivo de usuarios. Esta información geográfica está bien documentada, mediante sus correspondientes metadatos, que describen las características asociadas de un determinado recurso de información geográfica. Por otra parte, es interoperable, de acuerdo a unos estándares y especificaciones comunes para que esta información geográfica esté armonizada y sea continua en el territorio.

El usuario puede encontrar buena parte de esta información geográfica en distintas plataformas:

  1. Servidores cartográficos de las administraciones públicas y de proyectos de investigación, que ponen a disposición del público los resultados de sus investigaciones.
  2. En servidores de imágenes de las principales agencias públicas espaciales (NASA, ESA), consorcios de empresas privadas y en los servidores de las agencias cartográficas nacionales. En España, el Plan Nacional de Teledetección facilita la descarga de las imágenes Landsat de todo el territorio nacional a los usuarios de las administraciones públicas y de centros de enseñanza. Igualmente, el Plan Nacional de Ortofotografía Aérea facilita la consulta y descarga de este tipo de documentos con distinto nivel de detalle y resolución espacial y temporal.
  3. Geoportales e Infraestructuras de Datos Espaciales (IDEs), de ámbito nacional (IDEE), autonómico y local.
  4. Otros servicios o centros de descarga on-line.

Es posible utilizar, directamente, los servicios interoperables de información geográfica proporcionados por otros productores o, bien, integrar estos datos geográficos en el entorno de un Sistema de Información Geográfica (SIG) propio.

Ante este amplio abanico de información geográfica y la existencia de SIG y de otros programas informáticos libres, es necesaria la formación de profesionales especializados en un doble frente:

  1. Documentalistas de la información geográfica que orienten a los usuarios en la búsqueda y acceso a los datos geográficos. El manejo de catálogos para buscar y encontrar los recursos de información geográfica es fundamental.
  2. Analistas especializados en aplicaciones temáticas concretas que sean capaces de manejar, adecuadamente, la variedad y riqueza de los datos geográficos disponibles así como las herramientas comerciales y libres existentes con el fin de obtener unos productos veraces, rigurosos y de calidad expresados, muchas veces, como resultados cartográficos. Ahora, más que nunca por la accesibilidad de la información y de las herramientas, es preciso cuidar al máximo la formación y la especialización con objeto de generar resultados lógicos y fiables, evitando aplicar un inadecuado uso de métodos semiautomáticos de geoprocesamiento. Un código de buenas prácticas garantizará la generación de resultados que ayudarán, por una parte, a la resolución de problemas ambientales y geográficos reales y, por otra, orientarán a los planificadores y gestores del territorio en el difícil proceso de toma de decisiones.                                                                     INSPIRE es el primer paso de una amplia iniciativa multilateral que inicialmente está dirigiendo su interés sobre la información espacial necesaria para políticas medioambientales y que, sin duda, responderá a las necesidades prácticas de otras áreas, tales como la agricultura, el transporte o el cambio global. Muchos acontecimientos actuales, como los masivos cambios de usos del suelo, la deforestación de extensos biomas o los incendios forestales contribuyen a reducir la captura de CO2 por las masas vegetales y a aumentar las emisiones de gases, de efecto invernadero, a la atmósfera. Estos acontecimientos, de origen antrópico, junto a los fenómenos naturales, están provocando un cambio a escala global, sin precedentes. Sus consecuencias son tan evidentes que preocupan, hondamente, no sólo a los científicos sino también a los organismos internacionales, a los políticos y, en general, a los ciudadanos. Como es sabido, la Ciencia de la Información Geográfica y sus tecnologías asociadas (Teledetección y Sistemas de Información Geográfica) son especialmente útiles para abordar el reto que nos plantea, entre otros, el cambio global.

En el XV Congreso Nacional de las Tecnologías de la Información Geográfica, que se ha celebrado el pasado mes de septiembre en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, se han abordado estos temas de actualidad. Están disponibles, en modo abierto, las conferencias y comunicaciones orales de las 4 ponencias en las que se ha estructurado este congreso y, en breve, estará el libro con los contenidos completos.

En la web del grupo de Tecnologías de la Información Geográfica de la Asociación de Geógrafos Españoles se relacionan algunos de los consolidados máster y cursos de postgrado que ofertan los departamentos de Geografía de distintas universidades españolas en los que los documentalistas y los analistas pueden formarse y especializarse en estas materias.

 

clip65-firma-confirma

 

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree