Entrevista a Fanny Ribes-Cot

Entrevista realizada por:

Paz Fernández
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

clip59-Fanny-Rubio2c

Fanny Ribes-Cot ex Directora de la Biblioteca del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y gestora de la Biblioteca Virtual Biomédica de Cantabria

Su labor en el ámbito de las Bibliotecas de la Salud demuestra una absoluta dedicación e interés por todo lo relacionado con nuestra profesión. Destaca su permanente afán por la actualización de conocimientos, sus publicaciones e investigaciones entre ellas la tesis doctoral defendida en 2000 sobre la Historia de las bibliotecas médicas: la Biblioteca Marquesa de Pelayo: origen, evolución y análisis documental (1929-1970), su pertenencia a múltiples asociaciones profesionales nacionales y extranjeras y su quehacer diario generando proyectos motivadores; todo ello concluye en una trayectoria profesional coherente, admirable y comprometida.

1.- Es usted considerada una de las grandes profesionales de nuestro sector, y miembro activo de esta su asociación; ahora desde la perspectiva de ciudadana-usuaria, ¿cómo ve la evolución de la profesión y su papel actual en la sociedad?

Creo que nuestra profesión ha evolucionado mucho en los últimos 25 años. El mundo ha cambiado completamente y nuestra profesión tan ligada y dependiente de las nuevas tecnologías ha experimentado enormes cambios, como era de esperar. La implementación de estos cambios tecnológicos en nuestros puestos de trabajo, supuso en su día un gran reto y un esfuerzo para todos los que trabajábamos en el sector de la información y la documentación médica. Las nuevas generaciones tienen a su favor por una parte, la posibilidad de obtener una magnífica formación a nivel de estudios reglados como son, Diplomatura, Licenciatura, Doctorado, Master, Grados, Postgrados, Cursos de Formación Continuada, etc. Además estos profesionales están perfectamente adaptados al uso y la gestión de la tecnología aplicada a la información y a la documentación, lo cual ayudará a que sigan sin duda desarrollando cualquier cambio futuro cuyo fin, en mi opinión, es ofrecer al usuario potencial de las Bibliotecas de Ciencias de la Salud (médicos, enfermeras, psicólogos, pacientes, consumidores, estudiantes etc.) la información que este solicita de la forma más rápida, fácil, y con la mayor pertinencia y calidad posible. Creo que este es el papel principal que los profesionales de las Bibliotecas de Ciencias de la Salud tienen en la sociedad actual.

2.- ¿Qué proyección de futuro ve en este ámbito profesional? y ¿cuáles considera las tendencias a desarrollar?

Nuestra profesión esta llena de posibilidades. En el momento actual la tasa de paro es grande en la mayoría de las profesiones, sin embargo, con respecto a la nuestra, tal y como he podido conocer a través de una encuesta, el 91,3% de los Diplomados de este sector están trabajando, y el 95,2% de los Licenciados, también lo están. Por lo cual podríamos aventurarnos a decir que una vez pase la crisis actual, estos profesionales van a tener un magnífico futuro. En cuanto a las tendencias a desarrollar, creo que será necesario que nuestros profesionales obtengan una formación de excelencia. La competencia es cada vez más fuerte y el profesional de la información biomédica debe estar muy bien preparado. Podrían organizarse estudios especializados para formar bibliotecarios médicos, y, a través de esta especialidad, desarrollar las figuras del Bibliotecario Clínico, el Consultor, el Docente, etc. Este tipo de formación complementaria ayudaría a facilitar la incorporación al puesto de trabajo de los futuros bibliotecarios médicos. 

3.- ¿Cómo definiría al profesional de la información científico-sanitaria?

Es un profesional que además de formarse en biblioteconomía y documentación a nivel general, debe completar su formación en documentación e información biomédica. Este tipo de formación no está reglada en nuestro país y esto hace necesario que el profesional se forme en esta especialidad a través de cursos de formación continuada especifica, asistiendo a congresos, haciendo estancias en bibliotecas hospitalarias, estudiando la bibliografía especializada. Para ello es totalmente imprescindible el conocimiento de idiomas, sobre todo tener un buen nivel de inglés, lo que le permitirá poder asistir a congresos internacionales, leer revistas especializadas y establecer convenios con los países líderes en esta disciplina.

El trabajo que se desarrolla en Bibliotecas Hospitalarias, Laboratorios, Centros de documentación, Institutos, etc., relacionados con las ciencias de la salud, tiene sus peculiaridades. En la mayoría de las ocasiones, este profesional debe hacer frente a la gestión, la catalogación, la formación del usuario, la educación al paciente, la obtención del documento, la administración de los contenidos, los servicios multimedia, la Web, etc. En las Bibliotecas hospitalarias no hay demasiado personal, lo cual determina que el profesional deba ser polivalente. Esto hace que se trate de personas innovadoras, activas, capaces de hacer frente a cualquier situación. La formación de estos profesionales especializados ha sido desarrollada sobre todo en Estados Unidos. Es en Norteamérica donde desde hace más de 100 años se ha desarrollado esta profesión y por tanto los estudios especializados, las normas, los estándares y las revistas científicas más importantes provienen de dicho país.

4.- El ámbito científico-sanitario se encuentra muy normalizado y estructurado en todo el desarrollo de sus actividades, ¿qué contribución tiene el profesional de la información en este entorno? y ¿qué integración existe en los equipos de trabajo de este ámbito?

Sin duda el profesional de la Información que trabaja en este sector ha contribuido enormemente en el desarrollo de las actividades de estas bibliotecas. Como dije al principio, nuestra profesión ha avanzado mucho en los últimos 25 años gracias al tesón y el interés de muchos profesionales. Sin ninguna duda, el esfuerzo colegiado por parte de los responsables de estas bibliotecas ha sido crucial para conseguir que nuestros centros avanzasen y que sus retos se hicieran realidad. En cuanto a la integración existente de grupos de trabajo en este ámbito, nuestro sector fue pionero. Desde el año 1986 comenzamos a trabajar en red, constituimos una red humana, formamos distintos grupos de trabajo sobre las materias que considerábamos importantes a desarrollar: catálogos colectivos, formación continuada, acceso al documento, nuevas tecnologías etc. Durante 25 años, henos trabajado conjuntamente, organizando periódicamente reuniones, cursos, jornadas, etc. Participando en congresos nacionales e internacionales y publicando los resultados de nuestras investigaciones en revistas especializadas. En cuanto a asociaciones, Sedic, ha contribuido al desarrollo de muchas de estas actividades y su apoyo ha sido de gran ayuda para todos nosotros.

5.- ¿La integración de herramientas 2.0 en ciencias de la salud ha permitido aportar otra visión a las dinámicas de trabajo establecidas?

En realidad las nuevas tecnologías, como puede ser la Web 2.0, ha revolucionado el trabajo en todos los ámbitos y en el nuestro también ha sido así. La Web 2.0 nos permite comunicarnos, compartir e interaccionar con nuestros usuarios y colegas un gran número de contenidos accesibles en la red. La multiplicación exponencial de estas herramientas, aunque a veces su vida sea muy corta, es fundamental para seguir desarrollando nuestros propios proyectos personales o los proyectos de nuestras bibliotecas. Pero creo que probablemente los cambios o la aportación de esa nueva visión hacia las dinámicas de trabajo que teníamos establecidas, las podremos evaluar mejor en los próximos años.

6.- Y los usuarios, tanto técnicos como no técnicos ¿tienen un papel activo en los cambios de estrategia?

El usuario de estas bibliotecas es quien da la pauta. El profesional debe estar siempre atento a las necesidades del usuario, y sobre todo debe actuar como un radar para ofrecer en todo momento lo más actual y novedoso, o simplemente lo que demanda el usuario. Lo ideal sería ser capaz de poder adelantarse a las necesidades del usuario para ofrecerle el mejor servicio. Si la biblioteca o el centro de documentación médica no esta al servicio de los requerimientos de sus usuarios, realmente no está cumpliendo su misión.

7.- ¿Qué recomienda a los jóvenes, a los estudiantes, a los nuevos profesionales?

Que estudien idiomas, que salgan al extranjero para conocer las bibliotecas médicas y colegas de otros países, que acudan a los congresos nacionales e internacionales sobre el tema, etc. Creo que de este modo podrá establecer conocimientos y contactos para poder emprender proyectos de investigación donde coincidan con profesionales de otros países. Actualmente vivimos en una aldea global donde los logros importantes solo son posibles a nivel de grandes comunidades e intercambios. Deben tener en cuenta que se mueven en una profesión híbrida, multidisciplinar, y por ello se hace necesario mantener una formación continuada que les permita estar preparados para cualquier nuevo reto del futuro.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree