Entrevista Dña. Emilia Currás

Realizada por:
Carmen Morales y Blanca San José
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

Doctora en Ciencias Quclip68-foto-emilia-curras2ímicas, Profesora Titular de la Universidad Autónoma de Madrid, Documentalista Científico, fundadora de SEDIC … la trayectoria de Emilia Currás es tan amplia que se constituye como un referente en campo de la información y la documentación española. Impulsora del asociacionismo en la profesión, introductora de los Estudios de Documentación Científica en España, escritora … su prolífica actividad nos describe a una trabajadora incansable.

 

1. ¿Cómo fue su llegada a la profesión y en qué situación se encontraba en aquel momento tanto el perfil profesional como su cometido?

Cuando salí de Berlín con el Doctorado en el bolsillo, mi padre me dijo que tenía que buscar trabajo. Como sabía varios idiomas, fue fácil encontrar un empleo relacionado con la bibliografía y la literatura extranjera, Así, encontré trabajo en Hanomag Barreiros, que fabricaba tractores, traducía los documentos de Alemania. De este modo, empecé a trabajar con documentos y ese fue mi primer contacto con la Documentación.

Después de pocos meses, pasé a Piritas Españolas, una empresa del INI, a ocupar, precisamente, el puesto de «documentalista» con todo su bagaje de la propia «documentación» revisando revistas y documentos relacionados con el aprovechamiento de la minas de pirita de Huelva. Allí se hacía de todo: traducciones, archivo, resúmenes, redacciones breves de artículos. En fin, todo lo que se entiende por «Documentación e Información».

2. Usted ha sido una firme defensora del asociacionismo profesional, impulsando entre otras, la creación de SEDIC. ¿Qué opinión le merecen las asociaciones profesionales en la actualidad? ¿Considera que definen y defienden las competencias propias de su profesión? ¿Cuáles cree que deben ser las líneas que deben seguir?

Al regresar de Alemania, donde la profesión de documentalista estaba bien definida, con un contenido diferente al de bibliotecario, me pareció oportuno estructurar la profesión de documentalista en serio. Hasta entonces era como una rama especializada de «bibliotecario» o, quizás, «archivero». Creí necesario sentar las bases de una nueva profesión, que requería una organización profesional seria. Ya éramos muchos los que hacíamos la función de «documentalista» y no figuraba como tal profesión en ninguna entidad estatal.

Al ser establecida la profesión de «documentalista» como profesión independiente y sólida, necesitaba de una organización profesional, por eso se me ocurrió la idea de crear una asociación donde colegiarse. Así surgió SEDIC: «Sociedad Española de Documentación e Información Científica». Lo de «científica» viene porque la labor que se hace necesita una organización metódica y seriamente pensada, con métodos propios del caso.

SEDIC ha sido todo un éxito, reconocida universalmente, que goza de prestigio nacional e internacional. Después de los años sigue su cometido, en manos de distintos profesionales que llevan las riendas adecuadamente, siguiendo los avatares que la profesión ha sufrido a lo largo de los años, que ya son muchos.

A la pregunta «qué le parecen las asociaciones profesionales en la actualidad» tengo que contestar que son adecuadas a las especialidades que van surgiendo en la tarea documentaria. No somos un «único» estamento profesional, sino que van distinguiéndonos en especialidades.

Sí definen y defienden las competencias de su profesión. Deben irse adecuando a las especialidades que van surgiendo con los tiempos modernos. No olvidemos la mecanización, la automatización y todas las técnicas modernas de última hora.

3. A partir de los años 80 del pasado siglo surge una nueva disciplina en el ámbito de la Documentación e Información: la Gestión de la Información, que demanda un nuevo profesional con importantes responsabilidades en el diseño e implantación de los Sistemas de Información de las organizaciones. ¿Cómo vivió la profesión este profundo cambio en las tareas que se venían asumiendo normalmente?

La contestación a su pregunta puede ser muy sencilla: «Con toda normalidad». Es decir, se han ido produciendo los cambios a lo largo del tiempo pasado, de una manera normal, según han ido produciéndose esos cambios. El Gestor de la Información es un término muy amplio que abarca todas las funciones de un documentalista, tanto general, como especializado. Podríamos decir que los documentalistas, archiveros y bibliotecarios somos «gestores de la información» cada uno en su especialidad y cometido. 

4. Los avances tecnológicos han tenido un gran impacto sobre la profesión en los últimos años, transformando las funciones tradicionales de sus profesionales que han experimentado notables transformaciones. En la actualidad, son bibliotecarios, documentalistas, consultores, diseñan sistemas informáticos, son expertos en búsquedas en la red, webmasters, gestionan documentación empresarial, intranets,.. ¿Qué habilidades, capacidades y aptitudes considera que requiere el documentalista para enfrentarse a esta nueva situación?

De la respuesta anterior se deduce que las habilidades, capacidades y aptitudes que debe poseer un documentalista, tienen que ser muy amplias. Debe ser generalista, a la vez que un especialista. Surgen así las especialidades, que hemos nombrado anteriormente. De todas formas se aconseja que sea muy versátil y que conozca idiomas. Hoy en día esto es muy importante.

5. El efecto ha ido más allá, incluso, de la labor que deben desarrollar, trasladándose a cuál sería la forma más correcta de denominar nuestra profesión: bibliotecario, documentalista, profesional de la información, gestor del conocimiento de la información… ¿Qué piensa acerca de este debate?

La pregunta es fácil de contestar. Todas esas denominaciones son válidas según la misión concreta que realice un «documentalista», cada uno con su misión, tarea y habilidad que requiere su puesto concreto de trabajo.

En preguntas anteriores, ya hemos tratado este tema. Hay documentalistas generalistas y especializados en diversas tareas.

6. Desde que a mediados del siglo XIX surgen las primeras iniciativas en torno a la formación de los profesionales de la bibliotecas y los archivos, esta profesión ha experimentado unos cambios tremendos tanto en lo que a la formación ya las funciones que estos desempeñan como a los retos a los que se enfrentan y la habilidades que se les demandan. ¿Cree que los currículos académicos se han adaptado el nuevo perfil del profesional que requiere la sociedad actual?

Los currículum académicos se han adaptado y se han acomodado a todas las especialidades surgidas. Quizás no debamos pensar en el pasado, sino adaptarnos a los tiempos presentes y venideros. Hay que pensar en las tareas informáticas con toda su complejidad.

7. ¿Qué representa para usted el homenaje que le ha ofrecido SEDIC a su extensa vida profesional, en el marco de la celebración de la XV Jornada de Gestión de la Información?

Un homenaje es siempre muy bien venido y muy agradecido.

En realidad, ni aún en mi categoría de «jubilada» he olvidado mi profesión, sigo en la brecha, como se suele decir.

Agradezco profundamente a SEDIC este Homenaje que me ofrece en el marco de la celebración de la XV Jornada de Gestión de la Información en noviembre de 2013.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree