Biblioteca Histórica Municipal de Madrid

La Biblioteca Histórica Municipal de Madrid es desde 1990 la continuadora de la Biblioteca Municipal, que había sido creada en 1876 con el objetivo de reunir una colección de libros sobre Madrid, tomando inspiración en una Orden del Consejo de Castilla de 1774, por la que se recomendaba a los archiveros recoger todos los impresos que trataran sobre la ciudad. En un principio no contó con sede independiente y los fondos se fueron almacenando en el Archivo de Villa.

Es una biblioteca especializada en fondo local madrileño, que a lo largo de su historia ha ampliado su ámbito temático, ya por haber funcionado como una biblioteca pública de carácter general durante muchos años, ya por una serie de compras o donaciones que la han enriquecido con colecciones únicas. Conserva un importante patrimonio bibliográfico y también continúa comprando lo que se publica actualmente de algunas de sus colecciones que permanecen abiertas, además de adquirir cuantas obras de referencia son necesarias como instrumentos adecuados para facilitar la tarea a los investigadores y servir de apoyo a las labores de catalogación.

Es, por tanto, la memoria impresa de cuanto acontece en Madrid, y en su afán de conseguir todo cuanto en ella se publica fue pionera cuando en 1926 Manuel Machado, director de la Biblioteca en esos momentos, elaboró un informe exponiendo, en nombre del Alcalde y su Ayuntamiento, al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes la conveniencia de ampliar la disposición del 4 de diciembre de 1896 por la que se obligaba a los impresores a entregar un ejemplar de todo cuanto se publicara en España a la Biblioteca Nacional. Argumentaba que lo que para España entera es y representa la Biblioteca Nacional, representa que es para Madrid su Biblioteca Municipal, por lo cual se solicita la obligatoriedad de la entrega de un ejemplar de aquello y no más que se publica en Madrid. No sabemos si se cursó dicha propuesta, pero en cualquier caso no se consiguió entonces, sino muchos años más tarde, gracias al estado de las autonomías, y hoy es ya un hecho para otra biblioteca, la Regional de la Comunidad de Madrid

La Biblioteca Histórica Municipal ha sido también la depositaria de algunas otras instituciones municipales que por uno u otro motivo dejaron de existir, como el Instituto Bibliográfico Español, creado en 1920 e instalado junto a la Hemeroteca Municipal con el ambicioso propósito de llenar un hueco en el panorama español; este Instituto nacía para reunir toda la bibliografía española catalogada con amplísimas clasificaciones y ofrecer, así, un instrumento de trabajo indispensable en toda investigación científica y literaria. Con el tiempo, el nuevo edificio resultó insuficiente para albergar los dos organismos, de forma que los fondos del Instituto Bibliográfico pasaron a engrosar los de la Biblioteca Municipal. Son muchos los libros procedentes del Instituto Bibliográfico que actualmente conserva la Biblioteca.

clip52-conde-duque-exterior-peque

Portada principal de Conde Duque

clip52-conde-duque-exterior2-peque

Patio Central de Conde Duque

Desde 2007 se encuentra situada en el primer piso del ala Oeste del Cuartel de Conde Duque, en pleno centro de la capital, en unas modernas instalaciones que cuentan con una sala de investigadores de veinte puestos de lectura individuales con conexión eléctrica, así como con una sección de referencia de libre acceso, especializada en Madrid, teatro, música y bibliografía, preferentemente. También dispone de una sala para grupos y un aula, donde es posible organizar cursos, y reuniones, realizar visitas profesionales y completar de una manera diferente las tareas de difusión. Teniendo presente este objetivo se han instalado en el pasillo que da acceso a las salas de lectura siete pequeñas vitrinas donde con carácter monográfico se exponen algunas piezas significativas.

VALOR DEL FONDO

Los fondos que conserva la Biblioteca ascienden a casi 177.000 volúmenes y son de muy diversa tipología: impresos, cerca de 10.000 libros publicados durante los siglos XV al XIX, manuscritos -alrededor de 7.000- y casi 6.000 partituras, en su mayoría manuscritas. Dichos fondos están organizados en colecciones independientes que responden a las especiales características de los documentos o a su procedencia, integrados en dos secciones: Colecciones Especiales y Fondos Generales.

clip52-conde-duque-obras-peque440

Imagen (de izquierda a derecha):

  • Kalendario manual y guía de forasteros. [Madrid]: Imprenta Real, 1783. Encuadernación en piel gofrada en rosa y negro con hierros dorados, miniatura en el centro.
  • Refranes famosísimos y provechosos glosados. Burgos: Fadrique de Basilea, 1509.
  • José del Olmo. Relación histórica del Auto general de Fe que se celebró en Madrid este Año de 1680 … [Madrid]: por Roque Rico de Miranda, 1680.
  • Juan de Vera Tassis y Villarroel. Historia del origen, invención y milagros de Nuestra Señora de la Almudena… [Madrid]: por Francisco Sanz, 1692
  • José Palomino. El autor de Florencia. Tonadilla a dúo. 1775
  • Ilustración calcográfica en la obra De Koeren – Bloemen … de Constantijn Huygens, [Graven – Hague: Adriaen Vlack, 1658]

Por su valor histórico y bibliográfico debemos destacar el conjunto de veintitrés autos sacramentales autógrafos de Calderón de la Barca, en una copia en limpio que el Ayuntamiento encargó al dramaturgo para una edición que nunca vio la luz, y que se conservaron en el Archivo hasta su traslado a la Biblioteca Municipal pocos años después de su creación. Es un conjunto más de la memoria que la Biblioteca guarda de la historia de Madrid.

Es esta colección sobre Madrid, como hemos visto líneas arriba, la que dio origen a la Biblioteca y reúne gran parte de las obras escritas en relación con la historia, el arte, la literatura, la economía, la sociedad, las costumbres o cualquier otro tema referido a Madrid. Está formada por otras menores sobre el mismo asunto, pero de procedencias diferentes, que se han querido respetar. Es el caso de la llamada Colección Barbazán, cuyo nombre responde al librero que reunió esta colección, aumentando la que había comprado al bibliófilo Luís Rodríguez de la Croix, que ingresa en la Biblioteca en 1956. Otra parte la forman las adquisiciones de obras actuales cuya compra es uno de los pilares de la política de adquisiciones de la Biblioteca.

Otro testimonio de gran valor para el estudio de las representaciones dramáticas y musicales en Madrid es la Colección de Teatro y Música, que constituye una de las más importantes fuentes para el estudio de la historia de la música y del teatro, pero sobre todo para el estudio de la puesta en escena. Es fundamental para el período de los siglos XVIII y XIX, y supone un valioso patrimonio documental único en España. Los apuntes, libretos y partituras de las representaciones de los teatros de la Cruz, Príncipe (hoy Teatro Español) y Caños del Peral se encuentran, desde 1898, depositados en la Biblioteca Municipal, gracias a las gestiones del director Carlos Cambronero. Con un total de cinco mil novecientas obras musicales y más de nueve mil copias o versiones de obras dramáticas, forma el mayor y más homogéneo conjunto de piezas que hayan servido para la representación escénica.

A estos primitivos fondos fueron incorporándose otros conjuntos de libros particulares, como los donados por Ramón Guzmán, José Santa María de Hita o Ramón Carnicer. En 1917 se adquirió la biblioteca de José María Sbarbi formada por más de mil partituras.

Otras colecciones, de un total de once, que merecen ser citadas son: la Paremiológica, adquirida en 1922 al librero Melchor García Moreno, o la llamada Bio-Bibliográfica, comprada en 1935 a otro gran librero y editor madrileño, Francisco Beltrán. Años más tarde se incorporaría la Colección Lope de Vega, con primeras ediciones de obras de este autor ricamente encuadernadas por Brugalla, que había pertenecido al coleccionista catalán Ricard Viñas. Dos colecciones ingresaron en nuestra Biblioteca en las últimas décadas del siglo pasado gracias a legados testamentarios: la que recoge obras impresas en ambos bandos durante nuestra Guerra Civil, legada en 1977 por el escritor Tomás Borrás, y la que perteneció al veterinario y director del Matadero Municipal Cesáreo Sanz Egaña, verdadero modelo de biblioteca particular de un profesional y bibliófilo, incorporada en 1982.

Nuestra institución cuenta, además, con primeras ediciones de algunos de los mejores escritores españoles de la llamada Edad de Plata, gracias a otra donación importante, la del tercer director de la Biblioteca Municipal, Ricardo Fuente, periodista, escritor y muy relacionado con la bohemia madrileña de principios del siglo XX. También es destacable el conjunto de libros de viajes por España de autores extranjeros de los siglos XVII al XX.

SERVICIOS QUE OFRECE

clip52-conde-duque-instalaciones-peque

La triple función de custodia y conservación del fondo bibliográfico, su acrecentamiento y difusión, asignada a toda biblioteca, queda reflejada en los servicios que la Histórica presta. Con el objetivo último de servir a los usuarios y difundir sus colecciones, se describen las obras custodiadas en ella y se ofrece un servicio de orientación e información bibliográfica, y de consulta de los libros en la sala de investigación, ya que por su carácter histórico no existe préstamo domiciliario. También se ofrece un servicio de reprografía en microfilm. La Sección de Información y Referencia es la encargada de coordinar estas tareas.

Por otra parte, la Biblioteca Histórica colabora con el préstamo de sus fondos en cuantas exposiciones programan las instituciones municipales; así cabe mencionar, por orden cronológico: la muestra dedicada a Manuel Machado, poeta modernista, en 1997, o la organizada ese mismo año en torno a la familia Baroja, Los Baroja en Madrid, ambas en el actual Museo de Historia. En 2003 se celebró en el Museo de San Isidro (hoy de los Orígenes) la exposición Paisajes sonoros del Madrid del siglo XVIII. La tonadilla escénica, que tuvo su más nutrida base en los fondos musicales y dramáticos de la Biblioteca, junto con otros documentos pertenecientes a otras instituciones del Ayuntamiento de Madrid.

Este último año ha prestado numerosas piezas para una de las exposiciones más importantes y vistosas organizadas con motivo del Bicentenario del 2 de Mayo de 1808: Madrid 1808, Ciudad y protagonistas, y ha colaborado también en las publicaciones editadas por el Área de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid, con la edición de la crónica manuscrita, inédita hasta esta efeméride, de Rafael Pérez: Madrid en 1808, el relato de un actor.

El carácter patrimonial de gran parte de los fondos de la Biblioteca Histórica supone que sea requerido el préstamo de sus obras en exposiciones externas al Ayuntamiento. En los últimos años se han prestado libros y partituras a varias instituciones españolas.

PUBLICACIONES Y PROYECTOS

Con el mismo objetivo que inspira toda labor de una biblioteca de estas características, el de difundir de la mejor y más completa forma los fondos que en ella se custodian, en los últimos años, bajo la dirección de Carmen Lafuente, se han publicado varios catálogos. Así, en 1995, en coedición con Ollero y Ramos, vio la luz la edición facsímil del Catálogo Paremiológico redactado por Melchor García Moreno en 1918; dedicado a uno de los autores dramáticos madrileños más prolíficos se edita en 1996 Ramón de la Cruz en la Biblioteca Histórica Municipal, materiales para su estudio; en 2002 se describen las obras más antiguas conservadas en nuestra Biblioteca en el Catálogo de incunables y obras impresas del siglo XVI y, por último, con motivo del IV Centenario de la primera edición del Quijote en 2005, se publicó En torno al Quijote, adaptaciones, imitaciones, imágenes y música en la Biblioteca.

La Biblioteca Histórica participa, así mismo, junto a otras instituciones municipales como la Hemeroteca Municipal, la Biblioteca Musical, el Archivo de Villa y los museos municipales, en el proyecto Memoria de Madrid, auspiciado por el Área de las Artes, que pretende digitalizar el patrimonio documental e histórico-artístico conservado en nuestras instituciones municipales, con el fin de hacer accesible a todos los ciudadanos el magnífico legado que custodia el Ayuntamiento de Madrid (www.memoriademadrid.es).

Ascensión Aguerri Martínez
Directora de la Biblioteca Histórica Municipal del Ayuntamiento de Madrid
http://www.munimadrid.es/bibliotecahistorica

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *