Categoría: Debate

DEBATE / Clip nº72: Seguridad de la Información


Blanca San José y Carmen Morales
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

¿Qué significa la seguridad de la información para tu organización/empresa y cuáles son las claves para su gestión?

AntonioAntonio Guillermo Martínez Largo, Libnova: para LIBNOVA esta es una cuestión con una doble vertiente. Nosotros, al fabricar soluciones de software para la preservación digital (que, al fin y al cabo, es un sistema de gestión del riesgo que afecta a la información por plazos de tiempo muy largos), debemos permitir que nuestros productos ayuden a nuestros clientes a determinar y mitigar los riesgos asociados a su información. Por lo tanto, hemos invertido cantidades de tiempo y recursos muy significativas en detectarlos, valorar su impacto y probabilidad y método de tratamiento.

Por otra parte, al ser una organización ya de tamaño medio, mantenemos procesos integrados de gestión de la seguridad como el ISO 27.001, en el cual nos certificamos hace ya varios años.

Por tanto como decía, una doble vertiente: por un lado incluimos sistemas de gestión y control del riesgo en nuestros productos, por otro, los implementamos en nuestra compañía.

Sin título-4Elena García Díez, Responsable de proyectos en INCIBE: aquí el caso de INCIBE es sin duda especial. Para INCIBE, como Instituto Nacional de Ciberseguridad, la seguridad de la información es su razón de ser desde su creación. Así, los servicios de INCIBE atienden a las necesidades de ciberseguridad de ciudadanos, empresas, empresas estratégicas y red académica (REDIRIS), abordando la prevención y reacción ante las diferentes amenazas que actualmente existen en la Red. Así, a nivel corporativo, como no podía ser de otra manera, INCIBE aplica e implanta las mejores prácticas para la gestión de la seguridad de la información. Aquí, las claves suponen la aplicación proporcional de medidas que permitan la prestación de servicios de forma segura en toda la cadena de valor, incluyendo proveedores y destinatarios de los diferentes servicios y proyectos que se impulsan.

EenaElena Rivas Palá, Unidad de Archivo Municipal y Gestión Documental. Servicio de Modernización. Ayuntamiento de Zaragoza: la seguridad de la información que genera y recibe es vital para cualquier empresa u organización, es lo que asegura su supervivencia, porque la información es un valor esencial en las organizaciones. La primera condición que debe darse para gestionar adecuadamente la seguridad es que la dirección sea consciente de la importancia que tiene, y se trate como una cuestión que afecta a toda la empresa u organización, que todos los miembros estén implicados. En segundo lugar debe contar con unas políticas claras que marquen las principales líneas de actuación. Y en tercer lugar esas políticas deben ser desarrolladas a través de herramientas que permitan conseguir los objetivos por medio de departamentos especializados y coordinados. Uno de estos departamentos ha de ser el de gestión de documentos y archivo, sin el cual nunca se podrá asegurar que la información documental de nuestra organización esté a salvo.

Re-tocados_recortadaElisa García-Morales Huidobro, directora Inforarea SL: veo la seguridad desde dos perspectivas: a) como empresa de consultoría en el ámbito de la información, la seguridad es un elemento que está siempre presente de una manera u otra en nuestros proyectos de trabajo. b) internamente para Inforárea es muy importante ya que firmamos acuerdos de confidencialidad con nuestros clientes y debemos mantener las adecuadas medidas de seguridad para proteger la información. Ello implica tanto medidas técnicas como formación y concienciación de los usuarios internos.

Sin título-3Manuel Serrano Rubio. Subdirector de Explotación, Sistemas y Seguridad Informática I+3 Televisión: la Seguridad de la Información constituye un componente más de la actividad del Grupo ATRESMEDIA, contribuyendo a que dicha actividad se realice en el marco más seguro posible.

En la actualidad, podemos decir que la seguridad de la información en el Grupo se consolida con un alto nivel de concienciación en todos los estamentos, siendo un aspecto fundamental del plan estratégico.

La clave operativa para la gestión de la seguridad de la información son:

a) Una política de seguridad sólida, aprobada e impulsada desde la alta dirección
b) El Modelo (M.S.I.) consolidado como una solución global
c) Estructura organizativa
d) Gestión y evolución continua.


Leer más

I Premio al proyecto universitario más innovador en el ámbito de la Gestión de Información y la Documentación

Coordinación:
Carmen Morales y Blanca San José
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

SEDIC, en colaboración con el Departamento de Biblioteconomía y Documentación de la UCM, promovió por primera vez en 2015 este galardón, vinculado a la Jornada Actualiza-T. La jornada pretendía promover un foro de discusión en torno a las tendencias formativas y tecnológicas en el sector, buscando sinergias y puntos de encuentro entre el ámbito universitario (investigador y docente) y la actividad profesional. El premio, por su parte, quería distinguir públicamente aquellos proyectos teóricos más innovadores y con una mayor aplicación práctica en el ámbito empresarial.

Por este motivo, hemos querido entablar un pequeña charla con los tres ganadores en torno a los temas de mayor actualidad en sector de la documentación y la gestión de información. Éstas son sus aportaciones.

Leer más

“Prospectiva 2020: las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años”

Coordinación:
Carmen Morales y Blanca San José
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

Con la incertidumbre que produce la crisis económica y el cambio de época, el futuro de las bibliotecas parece inestable, por esa razón el Consejo de Cooperación Bibliotecaria, creó el Grupo estratégico para el estudio de la prospectiva sobre la biblioteca en el nuevo entorno informacional y social. El objetivo del grupo era realizar un informe que integrara todas las diferentes tipologías bibliotecarias que componen el Consejo. El informe fue publicado en Diciembre del 2013 con el título “Prospectiva 2020. Las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años”. Este informe refrenda el modelo y las reflexiones realizadas por la IFLA en su Informe de Tendencias (durante sesión plenaria del IFLA World Library and Information Congress en Singapur 2013).

Leer más

“Prospectiva 2020: las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años”

Coordinación:
Blanca San José y Carmen Morales
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

Con la incertidumbre que produce la crisis económica y el cambio de época, el futuro de las bibliotecas parece inestable, por esa razón el Consejo de Cooperación Bibliotecaria, creó el Grupo estratégico para el estudio de la prospectiva sobre la biblioteca en el nuevo entorno informacional y social. El objetivo del grupo era realizar un informe que integrara todas las diferentes tipologías bibliotecarias que componen el Consejo. El informe fue publicado en Diciembre del 2013 con el título “Prospectiva 2020. Las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años”. Este informe refrenda el modelo y las reflexiones realizadas por la IFLA en su Informe de Tendencias (durante sesión plenaria del IFLA World Library and Information Congress en Singapur 2013).

Algunos de los expertos participantes en este informe, que disponen de un gran conocimiento del medio y que han realizado un profundo y reflexivo análisis, han tenido la amabilidad de colaborar en este debate, que hemos basado en las diez áreas que establecen de mejora.

1. La gestión de las bibliotecas deberá flexibilizarse y sus actuaciones deberán integrarse más en las finalidades de las instituciones a las que sirven.

¿Cuáles consideras que son los pasos fundamentales que tiene que dar la biblioteca para mostrar su valor como espacio de aprendizaje, cultura, ciencia y comunicación… en la consecución de los objetivos de la institución, y que estos no se diluyan en otros Departamentos/Servicios?

Javdocampoier Docampo
Jefe del Área de Biblioteca, Archivo y Documentación, Museo Nacional del Prado            

Las bibliotecas deben ofrecer todo su potencial a las instituciones de las que dependen y asumir funciones que con frecuencia aparecen dispersas y mal definidas en el seno de las mismas. Básicamente deben ser las gestoras de la información de todo tipo que manejan las instituciones y responsabilizarse de su comunicación hacia el exterior. La preparación de sus profesionales, la existencia de estándares consolidados o la abundancia de redes nacionales e internacionales son factores que ayudan a posicionarse a las bibliotecas como elementos indispensables dentro de cualquier institución.

hilario hernandez

Hilario Hernández
Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Director de Análisis y Estudios

Es imprescindible romper el aislamiento voluntario al que nos hemos sometido los profesionales dentro de nuestras propias instituciones. Nuestros servicios pueden formar parte muy importante de estrategias y proyectos de nuestras instituciones. Incluso situarse con capacidad de liderazgo en áreas como el desarrollo local, la inserción social, el aprendizaje a lo largo de toda la vida y la alfabetización informacional… Y tenemos que ser capaces de interiorizar los objetivos y estrategias de las instituciones a las que pertenecemos (ayuntamiento, centro educativo…) y alinear nuestros servicios junto a otros departamentos y al conjunto de la institución.

clip70-Isabel_Bordes

Isabel Bordes
Área de Biblioteca Digital. Biblioteca Nacional de España

Lo fundamental creo que sería volver al corazón de nuestra razón de ser: el usuario. Sólo conociendo nuestras comunidades de usuarios, sus necesidades, así como sus hábitos de consumo de información, a qué plataformas y/o herramientas acuden para la gestión de la información y el conocimiento, sólo así sabremos qué servicios poner en marcha. Una vez tenemos claro cómo podemos hacer frente a sus necesidades, e implantamos la solución que creemos adecuada, entonces hay que pensar en un plan para su comunicación. Dicho plan sólo tendrá éxito si se utilizan todas las vías y medios de comunicación que tenemos a nuestro alcance (redes sociales, webs institucionales, foros profesionales, actividades de formación, colaboración con instituciones para reforzar el mensaje, convocatoria de medios, blogs…).

Es fundamental tener en cuenta que aunque en esencia el mensaje que queramos transmitir pueda ser el mismo (ej: apertura de un nuevo servicio), éste debe de adoptar distintas formas según el público objetivo y el medio utilizado para su transmisión. Y sobre todo, nunca dar por hecho que se nos conoce y que se sabe de sobra qué hacemos y lo útiles que somos. Cada oportunidad para comunicar nuestro valor implica hacer un ejercicio de tabula rasa, y un tratar de recordar cómo era todo cuando no sabíamos el trabajo que se escondía detrás de una biblioteca, y/o un centro de documentación. Y por supuesto, siempre evaluar qué ha pasado después de cada comunicación, e intentar ver por qué no hemos conseguido hacer llegar un determinado mensaje.

3621

José Pablo Gallo
Técnico de Apoyo, Biblioteca de Educación, Universidad de Alicante

El potencial de las bibliotecas para la formación y como gestoras de la información y el conocimiento resulta evidente para un profesional de las mismas, pero no tanto para el resto. Por ello, creo que resulta fundamental tomar la iniciativa y realizar propuestas que resulten de utilidad para la institución, cubriendo las necesidades de la misma. Los ejemplos son múltiples: podemos ser los community manager, entrar en la explotación de los big data, crear una editorial electrónica, etc. Hay que anticiparse a la demanda o, por lo menos, ofrecer las soluciones antes de que se busquen fuera o en otros servicios. Esto generará una dinámica positiva que haga que cuenten con nosotros para futuros proyectos.

Además, en la pregunta se sugiere un punto de gran interés, como es la visibilidad de nuestra participación. Debemos vendernos, pero además buscar alianzas con otros departamentos (sobre todo informáticos), que resultan necesarias y beneficiosas, sin temer que otros se lleven el mérito.

Leer más

Asociacionismo

Coordinación:
Blanca San José y Carmen Morales
Vocalía de Publicaciones de SEDIC

Los cambios experimentados por la profesión en los últimos años así como por el mercado de trabajo y por el perfil de bibliotecarios y documentalistas ocupan el debate de este número. Los socios de SEDIC opinan acerca de todos estos cambios y de la importancia de que las asociaciones profesionales sepan adaptarse a ellos.

1. En los últimos años, la profesión ha experimentado importantes cambios. Los bibliotecarios y documentalistas se han convertido en gestores de la información con perfiles muy relacionados con las tecnologías y la información digital. ¿Crees que los planes de estudios de las universidades españolas han sabido adaptarse a estos nuevos perfiles? Y ¿los cursos y actividades formativas de SEDIC (talleres, comunidades de prácticas) y ¿las instituciones donde trabajan los profesionales?

clip69-debate-foto-miriamMyriam Martínez San Emeterio
Directora de Documentación, Grupo TecniPublicaciones

En general no podemos negar los esfuerzos que se están llevando a cabo por todas las universidades para mejorar y adecuar los programas de estudios, así como las diferentes opciones de especialización que se están lanzando. Pero, esos esfuerzos siguen dirigiéndose a una realidad bien diferente.

Nuestro perfil profesional está en continua transformación. La vinculación al mundo de la información y la tecnología le da un factor de innovación constante. Esta circunstancia no favorece nada los programas universitarios que no tienen medios suficientes para introducir modificaciones, o complementos formativos que aporten valor añadido a cada uno de los pre-profesionales que están formando. Así mismo, nos encontramos con la escasez de formadores universitarios con experiencia en el mundo de la empresa. La desvinculación es tal, que no pueden acompañar solo el aprendizaje a base de modelos teóricos, sino que no llegan a desarrollar modelos prácticos que ayuden al universitario-pre-profesional a entender la realidad con la que se va a encontrar.

Por tanto, seguimos necesitando organizaciones y profesionales que vivan esa realidad para introducirla en el día a día tanto del alumno universitario, como del profesional iniciado que busque el conocimiento-práctico, aplicable inmediatamente en la realidad de la empresa en la que se encuentre.

SEDIC, es una de las organizaciones que ha sabido en diferentes momentos enlazar con la necesidad del profesional de la gestión de la información pero ligándose excesivamente a las necesidades de una empresa más pública que privada, factor que a su vez ha podido y puede dificultar el crecimiento hacia otras tendencias en las que se encuentra el profesional de la información.

Así mismo, nos encontramos con las empresas que en momentos como este, han recortado todo proceso formativo y de innovación en sus entornos. La formación está siendo muy escasa, y sólo el propio profesional ante la necesidad de aportar y mejorar es el que se está implicando en su autoformación.

Por tanto, seguimos bastante parecidos solo que el ritmo de transformación está siendo mucho más rápido que antes, y necesitamos de esa rapidez para cambiar y ofrecer a su vez otra visión bien diferenciada del profesional de la gestión de la información.

clip69-debate-foto-elenaElena López de la Fuente
Senior Information Management Specialist. Biblioteca del Banco Central Europeo, en Frankfurt am Main

Desde mi punto de vista, la Universidad no debe limitarse a formar profesionales que se adapten exclusivamente a un momento concreto del mercado laboral; los planes de estudio deben tener una cierta estabilidad pero el contenido y el desarrollo de las asignaturas concretas pueden y deben actualizarse más fácilmente. Los estudios de grado deben crear profesionales con una sólida base técnica y teórica que les permita adaptarse al entorno cambiante en el que van a desarrollar su profesión. Lo que se aprende en las aulas no se utiliza en su totalidad de forma inmediata aunque el conjunto de ese bagaje es lo que nos va a permitir desarrollar nuestra vida profesional a largo plazo; tampoco hay que olvidar que el aprendizaje debe plantearse como una actividad continua a lo largo de toda la vida. A veces se retorna a la Universidad para cursar un Máster que nos permita la actualización en profundidad o el reciclaje profesional; en otras ocasiones necesitaremos realizar cursos concretos o actividades sobre aspectos muy específicos o muy novedosos de la profesión como los que desarrolla SEDIC.

En cuanto a las instituciones o empresas en que trabajamos la situación puede ser muy variada: a veces nuestras funciones no se corresponden con su núcleo de la actividad (un centro de documentación en una institución económica, por ejemplo) por lo que tenemos que recurrir a formación especializada externa (pública o privada): sin embargo, la formación en algunos aspectos tecnológicos puede cubrirse con la formación de carácter transversal que se ofrece a todos los empleados.

Tampoco se pueden dejar de lado una serie de habilidades transversales que están poco desarrolladas en nuestro sistema educativo en general como la capacidad de comunicación, de argumentación y defensa razonada de nuestras propuestas e ideas: se aprenden nociones de gestión pero no se practica cómo exponer un proyecto ante un tribunal, un panel de entrevistadores o un posible cliente. El problema del manejo real del inglés como lengua efectiva de trabajo y estudio sigue sin resolverse aunque haya sido incorporada a los planes de estudio de las universidades; lamentablemente, todavía no es infrecuente que profesionales españoles bien formados y con experiencia pierdan oportunidades laborales en instituciones o empresas europeas que exigen el dominio operativo del inglés.

clip69-debate-foto-paulaPaula Campos
Área de gestión de contenidos. Fundación Dialnet

Sin lugar a dudas, el ámbito de la Biblioteconomía es uno de los que más ha evolucionado en los últimos años. Ciertamente, en algunas Universidades estos estudios han quedado anclados en el pasado; sin embargo muchas otras, han sabido adaptarse a los nuevos tiempos, teniendo en cuenta principalmente la nueva situación social y el sin fin de herramientas digitales al alcance de la Biblioteca 2.0.

Muchas de las personas formadas en el pasado hemos apostado por la formación continuada, cursos como los que propone SEDIC nos permiten mantenernos al día y reciclarnos para continuar avanzando en nuestra carrera profesional. Para mí el mayor descubrimiento ha sido la formación a distancia u online que me permite ampliar mi abanico de oportunidades sin moverme de casa.

En cuanto a las instituciones donde trabajan los gestores de la información, tenemos de todo, pero por mi experiencia no depende tanto de la institución en sí, sino de la persona que tenga detrás al cargo de la misma.

clip69-debate-foto-honorioHonorio Penades
Coordinador de Comunicación y Marketing, Biblioteca de la Universidad Carlos III de Madrid

La profesión ha experimentado cambios a lo largo de toda su historia, me parece a mí, y afortunadamente. La intermediación en la información viene, como mínimo, desde la aparición de las primeras sociedades científicas en el XVII y las academias en el XVIII: desde la consideración del bibliotecario como un profesional hay una parte importante de esa profesión que consiste en buscar, reunir y conservar, y otra parte que consiste en relacionar. Las tecnologías de la información han avanzado y muchas profesiones las han impulsado, han aprovechado estos avances, se han adaptado, y otras han perecido, pero no necesariamente por no aprovechar los avances sino porque la sociedad ha dejado de necesitarlas o de creer -acertadamente o no- que las necesitaba. Con ello quiero decir que veo más importante no perder la perspectiva de la utilidad de la profesión y de las instituciones en las que trabajamos a la sociedad a la que servimos; perder el tren de la tecnología es malo, pero peor es no saber a dónde estamos viajando.

Dicho esto, revisemos los planes de estudios de las universidades -de Biblioteconomía, de Información y Documentación, como de tantas otras carreras- y busquemos cómo encajan en la sociedad, qué servicios pueden prestar a la sociedad esos titulados. Después vendrán las herramientas, pero hay que saber para qué las quieres.

Creo que es necesaria la combinación de las adecuadas competencias digitales -ojo que no hablo sólo de conocimiento de herramientas- más el ánimo de aprender y la capacidad de adaptación, todo ello sobre una extensa base de conocimientos teóricos.

Leer más