Nuevo espacio Clip: Nuestras Experiencias profesionales… como…. miembro de la Junta Directiva de Sedic


Natalia Arroyo Vázquez

Biblioteca de la Universidad de Navarra
Equipo de redacción del Profesional de la Información

Estar en contacto con otros profesionales que se enfrentan a nuestros mismos problemas nos ayuda a solucionar algunas de las cuestiones que surgen el trabajo diario, a ponerlas en perspectiva y a no sentirnos solos. Este es precisamente uno de los éxitos de nuestro sector, lograr una profesión más conectada. A ello han contribuido especialmente las asociaciones que, como SEDIC, realizan un gran trabajo para mantener a los profesionales al día y establecer contactos.

Soy socia de SEDIC desde hace tiempo y he colaborado en varias actividades. Recuerdo con especial ilusión las comunidades de prácticas que se iniciaron en el 2008 (si mal no recuerdo) y que contribuyeron a impulsar el uso de medios sociales en las bibliotecas y a cambiar la manera de entender la formación. También he impartido varios cursos presenciales y en línea sobre medios sociales y tecnología móvil, en los cuales he conocido a muchas personas con las que aún mantengo contacto. Por todo ello me sentía en deuda con SEDIC y no pude resistirme ante la oportunidad de participar más activamente formando parte de la Junta Directiva como vocal.

Cuando asistí a mi primera reunión entendí que allí pasaban muchas más cosas de las que se perciben desde fuera y que detrás de toda la actividad que se desarrolla en SEDIC hay una cantidad de trabajo impresionante. Cada día se intercambian montones de correos electrónicos, What’s Apps y llamadas. Además, una vez al mes nos encerrábamos en la oficina de la calle Rodríguez San Pedro para exponer y decidir asuntos y, normalmente, nos daban las tantas. Nuestra presidenta, que por aquel entonces era Bárbara Muñoz de Solano, comenzaba exponiendo los asuntos más importantes. Le seguían los informes de Secretaría y Tesorería y, finalmente, interveníamos las vocalías. Aunque esto parece poco, tres horas se pasaban volando, como si fueran unos minutos, y volvía a casa cansada por el largo día pero con montones de ideas y energías renovadas.

Entre correos, reuniones y demás, lo que más agradezco a SEDIC es haber podido compartir momentos con compañeros y compañeras a los que no hubiera tenido la oportunidad de conocer de otra manera: Bárbara, Ana, Rosario, Yolanda, María Jesús, Anna, Isabel, Juanma, Carmen, Blanca, Manuel, Laila y Ana María. Gente que trabaja horas y horas fuera de su jornada laboral de forma desinteresada y que pone toda su ilusión para que todo funcione, con el gran apoyo de Secretaría (Víctor, Julio y Esther). Personas que dedican a pensar y poner en marcha montones de actividades para que nuestra profesión esté más unida y los profesionales mejor formados.

Mi deuda con SEDIC no se ha visto reducida, sino que, al contrario, ha aumentado considerablemente en este tiempo. Muchas gracias, SEDIC.

Categorías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *